Un Moleskine es un cuaderno de notas con cubiertas que recibe su nombre de un tipo de tela llamada moleskin. Posee además una banda elástica para sostener el cuaderno cerrado y un lomo que permite que el mismo sea abierto completamente. Se dice que s Picasso, Matisse, o Hemingway entre otros utilizaban estos cuadernos, lo que ha hecho que desde el principio gozasen del prestigio y la clase de ser «cuadernos intelectuales» asociándose generalmente con escritores. Hay una verdadera legión de incondicionales de esta marca

Ahora, es posible disfrutar de la clase que acompaña a Moleskine desde nuestro iPhone o iPad.

En cuanto iniciamos la aplicación podemos ver un auténtico aspecto de Moleskine. Como sus homólogos físicos, la aplicación destila elegancia y buen gusto.

La aplicación permite usar diferentes estilos de papel: cuadriculado, pautado o normal. Además podemos establecer el tamaño del texto y posibilidad de modificar la portada de la libreta virtual cuando lanzamos la aplicación. Luego esas anotaciones podemos organizarlas por categorías y hasta clasificarlas según la ubicación donde se tomaron. Las notas pueden ser escritas con el teclado virtual, dibujar mediante el uso de un stylus o el dedo e insertar imágenes. Todo con una interfaz digna de la marca, elegante y sencilla.

 

Moleskine para iOS es gratuita y es una aplicación muy aconsejable. El punto negativo, como comentan en Applesfera, es que no permite la sincronización entre diferentes dispositivos. Algo que, casi seguro, añaden en próximas versiones.