Noticias

La aplicación de Gmail. Ejemplo de una chapuza

 

Unas horas. Eso es todo lo que ha durado la última chapuza de Google. La tan esperadísima aplicación nativa de Gmail para iPhone y iPad ha resultado ser un auténtico desastre, incapaz siquiera de de arrancar si dar un críptico y extraño error. Según parece, Google había publicado una versión que daba errores con las notificaciones, uno de los principales atractivos de la aplicación. Además, también daba errores al trabajar con múltiples cuentas y se colgaba con facilidad. Una auténtica chapuza.

Por otro lado la noticia ha sido que nada más salir, el propio Google se apresuró a retirarla de la App Store al comprobar el desastre que había ocasionado. No llegamos a entender cómo una empresa tan grande como Google, con cientos de equipos dedicados a todo tipo de campos y magníficos ingenieros en sus filas, puede publicar una App que lanza un error en pantalla nada más abrirla. ¿Acaso nadie probó esta aplicación antes de sacarla al mercado? Tampoco entendemos por qué Apple, que en teoría testea hasta la saciedad todas las aplicaciones antes de su publicación, permitió publicar una no solo da un error al intentar abrirla, sino que no hace nada de lo que se supone que tiene que hacer. Incomprensible.

Google ya ha transmitido sus disculpas a través de Twitter y han dicho que en breve solucionarán el problema:

Indudablemente no ha sido el mejor momento para un estrepitoso fallo como éste. El ambiente estaba ya caldeado con los últimos movimientos de Google respecto a dos de sus servicios más utilizdos: Google Reader y Gmail (en su versión web). Muchísimos usuarios se han quejado amargamente tanto de la nueva interfaz de estos dos servicios como, muy especialmente, de utilidades y funcionalidades de Google Reader muy empleadas, como son las funciones sociales para compartir lo que estamos leyendo. Esta utilidad, como sabemos, ha sido sensiblemente mermada en la nueva versión, con el consiguiente enfado de los usuarios. Y en medio de todo esto, la pifia de la App de iOS.

Pero la historia no acaba aquí. Al parecer el error de programación de la aplicación es mucho más sencillo de solucionar de lo que parece,  y es que uno de los desarrolladores de Tweetbot ha publicado muy irónicamente en su Twitter, una solución al problema:

Toca esperar ahora a una solución que no logrará sin embargo quitarnos la imagen de aplicación chapuza y de empresa de tecnología que no sabe lo que hace. ¿Dónde está la imagen fantástica de un Google minimalista, profesional, detallista y capaz de desarrollar los mejores servicios en la nube que jamás se habían imaginado? ¿Acaso esto es Google ahora?