tecnologia

Una mirada nostálgica. Nuestros primeros ordenadores

Muchos de los que hoy, de una u otra forma, nos dedicamos a la informática, bien sea de forma profesional o aficionada, empezamos a manejarnos con estos aparatos a finales de los 80 o principios de los 90. Por aquel entonces diversas máquinas dominaban el mercado de los ordenadores personales -mercado tremendamente alejado de lo que es hoy en día- y si bien no eran un elemento excesivamente común, si que comenzaban a ser frecuentes entre los jóvenes de aquella época. O al menos lo eran en determinados círculos. Algunas de esas marcas inevitablemente despiertan una sonrisa nostálgica entre quienes los usamos con solo mencionar sus nombres: Spectrum, Amstrad, Commodore 64, Amiga… ¿Quieres conocer cómo eran, qué especificaciones técnicas tenían o cuánto costaban? ¿Quieres comprobar cuánto hemos cambiado desde entonces?

Si hablamos de “informática retro” y de los años 80 y si hablamos de un ordenador con el que la gran mayoría se inició en el mundillo informático, un nombre sobresale por encima de todos los demás y reina en ese olimpo casi podríamos decir que en solitario. O al menos en un muy destacado lugar:

El Spectrum

El Sinclair ZX Spectrum fue uno de los ordenadores domésticos más populares de toda Europa.  Con un micro a 3,5 Mhz y 8 bits, se puso a la venta el 23 de abril de 1982, convirtiéndose en un éxito sin precedentes. Con 16KB o 48KB de memoria RAM, gráficos en color y sonido, la nueva máquina dejaba a los modelos precedentes de la empresa a la altura de meros juguetes. Su existencia marcó tantísimo a toda una generación, que aún hoy miles de usuarios de todo el mundo lo simulan en sus ordenadores o incluso lo siguen utilizando.

Sin duda alguna su seña de identidad era el teclado. Formado por trozos de caucho similares a gomas de borrar este teclado, único que sepamos, ha hecho las delicias de sus incondicionales durante décadas. Del mismo modo, otro de los muchos factores que influyeron en el éxito de este ordenador fue el contenido de su ROM. En esos 16KB que la bestia portaba en su interiorse incluyó un intérprete del lenguaje BASIC  (algo que era prácticamente obligatorio en esa época) llamado SINCLAIR BASIC.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=pnqC17fLoM0[/youtube]

.

Commodore 64

El Commodore 64 fue en su época el ordenador más vendido del mundo. Más de 20 millones de unidades vendidas en todo el planeta hablan sin dejar dudas de un fenómeno de masas, especialmente teniendo en cuenta la relativa implantación de la informática en los hogares como comentábamos al principio. Este ordenador además, generó una histórica rivalidad dentro de los 8 bits con Sinclair muy similar a la que hoy se vive entre Microsoft y Apple.

Para comprender el tremendo éxito mundial de este ordenador hay que pararse a pensar que cuando salió a la venta, los ordenadores existentes salían 10 veces más caros, y utilizarlos era tremendamente complicado. Además sus capacidades gráficas y de sonido eran inexistentes. En medio de ese árido panorama surgió el fantástico Commodore 64, que no solo era económic sino que además incorporaba el SID 6581, el mejor chip generador de sonidos que jamás se había visto. Con 3 canales mono, su gran capacidad de procesamiento le convirtió en el trampolín que lanzó a este ordenador a una merecidísima fama.

Livingstone Supongo, Spy vs. Spy, Green Beret, Ghost Goblins o Choplifter son solo algunos de los clásicos que llegaron inmediatamente. Las legiones de fanáticos comenzaron a surgir en todo el mundo, y las ventas se dispararon. Tan importante es el Commodore 64 en la historia de la informática personal que podemos decir sin temor a exagerar que este ordenador fue el puntal que abrió el camino para la explosión de los videojuegos en el hogar

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=D_f3uIzEIxo[/youtube]

.

Amstrad CPC464

 

El Amstrad CPC464 fue un colorido ordenador basado en un microprocesador a 4MHZ, equipado con 64KB de RAM y 32KB de ROM en los que se alojaba el BASIC de Locomotive. Su teclado, sin duda una de las características más distintivas vista, era un multicolor grupo de 70 teclas que incluía un teclado numérico. Además como novedad el ordenador incorporaba la unidad de cinta ya alojada en el propio cuerpo del mismo, lo que permitía prescindir del obligado periférico que otras marcas que no usasen cartuchos hacían necesario. Pero no solo eso, además Amstrad también proporcionaría monitores para su equipo, diseñados específicamente y disponibles en color o de fósforo verde. Estos monitores incluían una importante novedad, y es que tenían en su interior la fuente de alimentación del ordenador, algo que permitía ahorrar mucho espacio. Estamos probablemente ante el primer concepto del “todo en uno” de la historia de la informática doméstica.

El lenguaje standar de la máquina era, una vez más, el BASIC, y el gran número de juegos disponible fue una de sus principales bazas. Además por lo general, cuando un juego salía en formato para los diferentes ordenadores de 8 bits de la época, la versión de Amstrad superaba con creces en el aspecto gráfico a sus rivales. Aunque no siempre lo conseguía, especialmente en su particular lucha con el gran Commodore 64.

Su slogan publicitario, como podemos ver en el siguiente spot, era directo y claro: Uno más de la familia.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=DE83iQlRi2o[/youtube]

.

Dragon 32/64

Personalmente, el ordenador con el que me inicié y el primero que tuve entre mis manos.  Menos potente que las máquinas de las que hemos hablado antes, portaba un micro a 0,89 Mhz , y se presentaba en dos versiones con 32 y 64 KB de RAM respectivamente, corriendo bajo un BASIC de Microsoft en su ROM de 16K. A pesar de no ser tan exitoso como el Spectrum o el Commodore, el Dragon tuvo una aceptación en el mercado más que aceptable. Lamentablemente  su limitada capacidad gráfica dificultó su uso como plataforma de videojuegos y ello le limitó mucho el mercado doméstico.

.

MSX

.

En aquella época el principal problema con el que se encontraban una y otra vez los productores y creadores de software era la falta de un estándar. Prácticamente cada mes se anunciaba un nuevo ordenador personal y cada uno de ellos era, en cuanto a juegos y software se refiere, totalmente incompatible con los demás. Esto hacía que el mercado estuviese cada vez más fragmentado y que las empresas desarrolladoras tuvieran cada vez más problemas para poder llegar a todos sus potenciales clientes.

Aunque de hecho el BASIC era el lenguaje cuasi-obligado en todos ellos, sus propios “dialectos” personales les impedían como decimos que el mercado se unificara. Y en medio de todo este embrollo pasaba lo mismo con el hardware: cualquier periférico que comprases para un ordenador dejaba de servirte cuando cambiabas de plataforma.

Fue entonces cuando grandes empresas del sector electrónico del Japón comenzaron a pensar en desarrollar una nueva norma, y fabricar ordenadores personales compatibles con ella. Para ello lo fundamental era que el hardware debería cumplir con una serie de requisitos mínimos que asegurase que el software escrito para uno funcionase perfectamente en el otro. Y como lenguaje de programación “por defecto” se usaría el BASIC  que como ya hemos dicho empleaban ya casi todos los ordenadores occidentales. De este modo, el 27 de junio de 1983 Kazuhiko Nishi presentó la “norma MSX” al mundo.

Esta norma exigía que los ordenadores a fabricar utilizasen el microprocesador Z80, el mismo que usaban buena parte de los disponibles en la época. Su lenguaje de programación sería el MSX-BASIC 1.0 y el sistema operativo el MSX-DOS. Esta característica permitía por vez primera intercambiar archivos entre una PC y un MSX utilizando nada más que un disquete.

Lo que ahora nos parece algo normal y lógico supuso una auténtica revolución en la forma de pensar y en la mentalidad informática de la época. Tanto es así que se puede afirmar sin miedo a equivocarse que la norma MSX supuso un antes y un después en la estandarización de la informática a nivel mundial.

.

Otros ordenadores domésticos

Sin duda estos ordenadores que hemos visto más arriba son los que más vendieron y los que marcaron una época en los albores de la informática doméstica. No obstante la oferta era muy variada y a pesar de que el mercado estaba dominado por estos grandes monstruos, encontramos muchos otros modelos con los que seguro más de uno se sentirá identificado o recordará épocas pasadas. Hablamos de ordenadores como el prestigioso Atari XL, el impresionante Amiga, o algunos de estos otros que vemos a continuación.

 

  

 

 

¿Alguno de estos ordenadores fue el que marcó vuestros inicios? ¿Falta algún modelo en esta pequeña mirada nostálgica?