Blog

Nostalgia por Reyes. 10 juguetes que marcaron una época.

niño

 

Nos encontramos inmersos en plena vorágine de regalos. Por Papa Noel y sobre todo por Reyes estos días las tarjetas de crédito echan humo y casi todos intercambiamos regalos con nuestros seres queridos, principalmente con los niños. Hoy en día las grandes estrellas de los Reyes para niños (y no tan niños) de cierta edad son los Kindle, iPad, iPod o Android en sus distintas versiones. Si son de menor edad hacen furor los Gormiti, Transformers y por supuesto las consolas como XBox, Wii, etc.

Pero aquellos que superamos la treintena y ahora echamos la vista atrás, recordamos que hace años otros eran los regalos que todos queríamos. ¿Quieres saber cuales son los 10 juguetes que marcaron una época?

El Cinexin

Desde los años 70 hasta bien entrados los 80 hubo un juguete que hizo auténtico furor entre los niños españoles. Era una forma mágica de traernos el cine hasta nuestra propia casa, y en unos años en los que los vídeos todavía no estaban ni mucho menos implantados, la única forma de poder disfrutar de las “películas” una y otra vez. Hablamos, por supuesto, del Cinexin.

Con un formato de películas en 8mm este pequeño proyector que funcionaba con pilas estaba construido con un material plástico naranja, muy resistente, y que contaba con un mecanismo de proyección manual. Esto, sin duda alguna, resultó clave de su éxito, pues era el propio niño quien decidía si hacer avanzar, detener o congelar la imagen. También se podía reproducir a velocidad reducida o aumentada, lo que provocaba horas y horas de diversión con pequeñas películas que apenas superaban los dos o tres minutos de proyección normal.

Años mas tarde, ya entrados los 80, fue sustituido por el SuperCinexin, de color azul, más moderno y que rectificaba algunos supuestos fallos de la versión original. De este modo las películas para la nueva versión , por ejemplo, estaban selladas en el interior de un cartucho cerrado, para hacerlas más resistentes.

http://www.youtube.com/watch?v=nvSlv_xiJx8

Los Juegos Reunidos Geyper

Todo un clásico y un absoluto ganador en cuanto a presencia en los hogares españoles de los 80. Rara era la casa en la que no había una caja de los famosísimos Juegos Reunidos Geyper. Presentada en una caja de cartón y con los distintos juegos perfectamente ordenados por compartimentos, podíamos encontrar versiones de 10, 15, 25 (la más habitual) y unos pocos afortunados que podían gozar de la versión impresionante de 65 juegos. Desde ajedrez, oca, parchis hasta backgammon, las ratas, ruleta…

Es cierto que el juego en sí no aportó demasiadas novedades al panorama nacional en cuanto a innovación, pero como se pudo ver, Geyper tomó una idea corriente como son los juegos de mesa y la transformó en todo un éxito magistral. El hecho de juntar varios juegos sobradamente conocidos ofreciéndolos en toda una gama de modelos variados y por lo tanto con un amplio abanico de precios, fue determinante para que gozaran de popularidad durante muchos años.

El Telesketch

Para muchos, su primer contacto con Photoshop. Durante aquellos años, la pizarra portátil de color rojo se convirtió en el juguete con el que todos los niños quisimos demostrar nuestros dotes artísticos. Con esta maravilla de la técnica y usando sus dos únicos mandos podíamos hacer trazos verticales y horizontales. Lo difícil venía cuando tratabas de hacer una diagonal. La cosa se complicaba porque debías girar las dos manecillas a la vez y nunca salía una línea perfecta. Estábamos probablemente ante el primer dibujo pixelado de la historia.

El secreto de este enigmático juguete era el polvo de aluminio que se encontraba completamente pegado a la pantalla por su interior y que el lápiz que movían las dos manecillas en realidad lo que hacía era limpiar por donde iba tocando. Por eso, si dibujábamos toda la pantalla lo que hacíamos en realidad era limpiarla entera y por eso veíamos todo su interior.

http://www.youtube.com/watch?v=GNQ0kHHS_yo

El Quimicefa

Con docenas de productos químicos que con toda seguridad hoy serían prohibidos por peligrosos, nocivos, tóxicos, inapropiados y dañinos, el Quimicefa era un juguete estrella en los 80. Muchos de los científicos de hoy tuvieron sus primeros contactos con la ciencia con este fantástico juego que incorporaba tubos de ensayo, un vaso de precipitados, un mechero de alcohol con su correspondiente soporte y rejilla para calentar el vaso, dos barras de grafito y unos cuantos compuestos químicos de nombres tan tremendamente atractivos como ácido tartárico, sulfato de cobre, hidróxido sódico, el maravilloso permanganato potásico y por supuesto el enigmático pepel tornasol, estrella indiscutible de la caja.

Como decimos, muchos científicos de hoy aprendieron jugando entre otras cosas qué era la electrolisis, por qué algunas pastillas son efervescentes, por qué al mezclar dos productos a veces se libera calor y sobre todo aprendieron que si en un envase pone no ingerir, es mejor no hacerlo.

Magia Borras

El fantástico juego con el que todos los niños de los 80 quisieron ser Juan Tamariz e impresionar a amigos y familiares con el truco de la moneda, con un espectacular juego de cartas, multiplicando bolas o haciendo desaparecer un huevo que resultaba más falso que una moneda de 3 euros.

Eso sí, durante años este estuche que contenía docenas de trucos y un libro de instrucciones nada sencillo fue un auténtico éxito de ventas pero a pesar de ello millones de niños de entre 6 y 14 años descubrieron que no era tan sencillo el ilusionismo como parecía. Y es que no se puede tener todo.

http://www.youtube.com/watch?v=lYqzpc7XdpU

El Scalextric

La auténtica e indiscutible estrella de los juguetes desde los años 70 hasta bien entrados los 90. Un juguete de culto, deseado por niños y adultos, en aquella época tener un Scalextric era sinónimo indiscutible de éxito rotundo entre todos tus amigos que te miraban con envidia. Existían innumerables modelos de coches, pistas, complementos y su enorme capacidad de ampliación y personalización le hicieron ser como decimos el auténtico ganador de los juguetes de los últimos 40 años. Conocido por todos, el juego básicamente consistía en modelos en miniatura de coches de tracción eléctrica que competían sobre pistas con una ranura que hace de guía y de toma de corriente. Lo único dirigible era la velocidad, que se hacía desde unos mandos o disparadores que regulaban la intensidad de corriente que transmitías a la pista y con ello la velocidad que imprimías a tu vehículo. Eso sí, siempre terminabas saliéndote en las curvas.

Considerado como algo más que un juguete, el Scalextric es aún hoy en día para muchos una pieza de coleccionismo y un verdadero objeto de deseo. En la Red se pueden encontrar numerosas webs que tratan de los más diversos aspectos que rodean a este elemento: desde la historia del juego, museos de coches, tecnología hasta los campeonatos y clubes de fans.

Exin Castillos

El predecesor del archiconocido Lego de nuestros días fue el entonces tremendamente conocido Exin Castillos. “El juguete que hace Historia” decía la publicidad de la época cuando los niños de entonces se divertían horas y horas levantando castillos con un juego con el que aprendieron a ensamblar módulos, construir volúmenes y sobre todo entender conceptos de construcción y espacio. Eso, y a disfrutar de lo lindo cuando lo terminabas y colocabas en una de sus almenas el famoso fantasma presente en todas las cajas.

El Geyperman

El Geyperman fue un juguete realmente revolucionario para la época. Hay que pensar que consistía básicamente en un muñeco que se podía vestir y jugar con el, algo reservado por entonces a las muñecas para niñas. No obstante la temática militar y su gran número de complementos bélicos lo convirtieron en un juguete con una enorme aceptación en la época y que rápidamente se convirtió en un verdadero éxito. Con 42 modelos diferentes, fueron comercializados por la empresa Geyper desde el año 1975 al año 1984. Una de sus características diferenciables era que tenían “pelo” en la cabeza y que las extremidades, tanto brazos como piernas, estaban unidos al cuerpo mediante un sistema de gomas elásticas.

Los Clicks

Particularmente, mi juguete favorito de todos. Famobil bautizó sus muñecos con el nombre «click» para los muñecos varones y «clack» para las hembras, aunque hay que decir que este último término nunca fue demasiado usado. El nombre de “click” fue utilizado tanto en las cajas como en catálogos y publicidad de la época, popularizando el juguete con el nombre “Clicks de Famobil”.

Eran los auténticos señores de cualquier mañana de Reyes de la época, de tal modo que era un juguete con unas ventas tremendas que batieron todos los records de entonces. Los clicks basaban su tremendo éxito, principalmente, en que dejaban un enorme margen para la imaginación durante el juego. Había cajas de clicks de todos los tamaños y precios, lo que contribuyó enormemente al éxito del producto. Además la variedad de estos era apabullante: Había soldados, piratas, peones de carreteras, pilotos, médicos, bomberos, astronautas, exploradores, indios, vaqueros y cientos de personajes más. Sus complementos eran también casi infinitos: tenían coches y camiones de todas las formas y tamaños, caballos, aviones, barcos piratas y hasta edificios. Podíamos encontrar series temáticas: medieval, del oeste, del espacio, de ciudad….

Los clicks de Famóbil ocupan en el elenco de juguetes de la epoca, probablemente, el lugar más destacado. Podemos decir sin miedo a equivocarnos que los niños de entonces aprendimos realmente a usar la imaginación y, sobre todo a jugar, gracias a los clicks. Nada más y nada menos.

Nancy

La verdadera estrella entre las muñecas para niña de los 70 y los 80, con el permiso (o sin el) de la famosa Barby. En España al menos, esta muñeca formó parte de toda una generación de niñas que incluso hoy en día guardan con un cariño muy especial. Esta muñeca fue durante muchos años la verdadera ganadora entre los regalos de Reyes o de Comunión. La original era rubia, con ojos color miel que se abrían y cerraban al tumbarla o ponerla boca abajo, con proporciones equilibradas, una melena larga y sedosa que todas las niñas envidiaban y a la que muchas aplicaban sus dotes de peluquería. Luego llegarían modelos de negra, india, oriental etc. Todo ello con un amplio surtido de complementos y vestidos.

¿Echas algún juguete en falta? ¿Cual crees que debería estar en esta relación? ¿Cual recuerdas tu con especial cariño?