tutoriales

Ha cerrado Megaupload. ¿Y ahora qué hacemos?

El cierre de Megaupload es sin duda la noticia cibernética del momento. Un acontecimiento en la red solo comparable a lo que ocurrió en julio de 2001 con el cierre de Napster. Por aquel entonces y como consecuencia de ese cierre muchos auguraban un enorme cambio en la forma de compartir y descargar archivos. Y efectivamente así fue, pero en el sentido exactamente contrario al que esperaban. La reacción de internet fue fulminante y en poco tiempo surgió el verdadero espíritu de compartir archivos y con el un innumerable software para ello como AresAudiogalaxyMorpheusGnutellaKazaaLimeWire y eDonkey2000 y sobre todo el archiconocido Emule.

Si eres de los usuarios relativamente nuevos o que no ha conocido hasta la fecha otra opción que las descargas directas de Megaupload o las series y películas en Streaming que permitía Megavideo seguro que te has hecho estos días la pregunta que encabeza el artículo de hoy: Ha cerrado Megaupload, ¿ahora qué hacemos?

Vamos a verlo.

En primer lugar y por encima de todo una reflexión: En ThinkFuture estamos total y absolutamente en contra de chiringuitos como el que al parecer tenía montado el dueño de la web, el señor Kim Schmitz. Como también estamos en contra de turbios negocios como SeriesYonkis y otros similares. Esta última página según algunos estudios podría facturar cientos de miles de euros al mes, lucrándose de forma directa con el trabajo de otras personas y sin ofrecer otro producto más que la venta del trabajo ajeno con métodos injustos, poco éticos pero principalmente innecesarios, como veremos un poco más adelante. Nosotros defendemos la libertad para compartir cultura e información. Otros se han aprovechado de ello para hacerse millonarios.

Pero ojo, no porque la situación sea injusta no deja de ser evidente que la gran culpa de todo ello la tiene la propia industria discográfica y audiovisual por la total carencia de alternativas reales, sencillas y a buen precio para el disfrute y consumo de la cultura. El cierre de Napster del que hablábamos al principio supuso el momento en el que el lobby discográfico debió haber manejado la situación y haber evolucionado como la sociedad demandaba hasta la saciedad para responder a ese nuevo panorama en el que si bien no todos los clientes estaban todavía, pero al que sin duda como se ha demostrado llegarían tarde o temprano. En su lugar, decidieron atacar y destruir la alternativa y luchar con todos los medios posibles contra la evolución de la tecnología y el mercado. Y como era obvio, forzaron que la situación desembocara precisamente en todo lo contrario a lo que perseguían.

La historia se repite con tremendas analogías. La supresión de Megaupload como en su momento la de Napster va a suponer sin duda una vuelta a lo que llamábamos antes la verdadera filosofía de compartir, algo que nunca debimos haber perdido pero que por suerte, todo indica que  vamos a recuperar. Y así llegamos al verdadero fin de este artículo: ¿Cuales son las alternativas reales a Megaupload?

1.- Alternativas a Megavideo.

Series.ly: Principal alternativa a Megavideo en la actualidad para series en castellano. Utiliza sobre todo contenidos alojados en VideoBB, un sistema de streaming muy similar al que popularizó Megaupload. Al igual que tenía éste, posee también la característica del límite de tiempo y una cuenta Premium para visualización ilimitada. Series.ly consiste básicamente en una herramienta social para compartir enlaces de series de televisión. De momento Series.ly es una web privada y solo se puede acceder mediante invitación. Eso sí, no es nada difícil conseguirla pidiéndola desde Twitter u otra red social a algún usuario registrado. Siempre hay alguien dispuesto a dar alguna.

SeriesID: El catálogo de productos es menor, pero sus enlaces siguen funcionando correctamente.

iWatchnetwork: Alojada en EE.UU, es otro de los portales con un amplio catálogo de series y películas. En inglés y sin subtítulos, eso si.

 

2.- Descarga de contenidos.

Las alternativas son si mucho mayores en lo que a descarga e intercambio de contenidos se refiere, y aquí nos vamos a centrar básicamente en lo que comentábamos al principio de la filosofía del P2P (peer to peer o compartir entre iguales)

Torrent. Los archivos Torrent o pertenecientes al protocolo BitTorrent son actualmente los más comunes para el intercambio y descarga de archivos. En enero de 2012, BitTorrent tenía 150 millones de usuarios activos estimándose que el número total de usuarios mensuales de BitTorrent es mayor de 250 millones. De hecho en cualquier momento BitTorrent tiene más usuarios activos que YouTube y Facebook juntos (en un instante de tiempo, no en número total de usuarios únicos).

Por tanto, la respuesta a la pregunta que planteábamos al inicio respecto a qué hacemos ahora es, sin duda alguna, Torrent.

Ahora bien, para un usuario novel o poco experimentado ¿qué significa esto? En primer lugar debe saber que la red BitTorrent funciona (no exactamente, pero si a rasgos generales y para entendernos) como lo hacía el famoso eMule de hace algunos años. Es decir, simplemente buscamos un archivo, lo descargamos y al mismo tiempo lo estamos compartiendo y subiendo a otros usuarios que también lo están descargando. La principal diferencia con la red del eMule es que los nodos de BitTorrent comparten y bajan mayores cantidades de ficheros, reduciendo el ancho de banda disponible para cada transferencia. Las transferencias en BitTorrent son de este modo muy rápidas ya que todos los nodos en un grupo se concentran en transferir un solo fichero.

Una red en Bittorrent está formada por:

  • Peers (pares): Se denomina así a todos los usuarios que están en la red.
  • Leechers (sanguijuelas): Se denomina así a todos los usuarios que están descargando el archivo pero que todavía no lo tienen completo.
  • Seeders (semillas): Son los usuarios de la red que poseen el archivo completo. Sólo suben a los demás peers, pero no bajan nada.
  • Trackers: Un tracker de BitTorrent es un servidor especial que contiene la información necesaria para que los peers se conecten unos con otros. Inicialmente es la única forma de localizar qué usuarios contienen el archivo que se quiere descargar.

Vale, te hemos convencido para usar archivos Torrent. ¿Qué necesitas ahora? Es sencillo, lógicamente, un programa que los descargue, claro. Si bien las alternativas son bastantes, podemos reducirlas a dos grandes programas: UTorrent (Mac, Windows) y Transmission (Mac y Linux). Cualquiera de las dos es una magnífica opción y es casi una cuestión de preferencias decantarse entre uno u otro.

Una vez que tengamos el programa instalado ¿cómo comenzamos a buscar archivos? La primera sorpresa con la que se encuentra un usuario nuevo de estos programas es que no tienen como el antiguo eMule un buscador propio, así que debemos encontrar la información en otro sitio, es decir, debemos acudir a una serie de portales externos que hacen posible los enlaces necesarios para que se produzcan las descargas. El más famoso de todos y el que mayor número de Trackers tiene actualmente es el conocido ThePirateBay, que es básicamente un buscador donde encontrar casi cualquier cosa.  Debido a que puede parecer algo caótico para el usuario más novel, existen muchas otras opciones en español con webs claras y sencillas como TodoCVCD donde podemos encontrar películas, series, etc perfectamente separado por categorías y bien catalogado.

Vamos a ver como ejemplo el funcionamiento para localizar y descargar el último episodio de alguna serie actual. Tras entrar en alguna de las webs que hemos comentado y tras localizar aquello en lo que estamos interesados bien mediante el buscador o en la categoría correspondiente, nos encontramos con que accedemos a un archivo con la extensión .torrent que podemos descargar a nuestro disco duro. Simplemente lo hacemos y tras hacer doble click en el se abrirá el programa que hayamos elegido antes y que nos descargará el archivo en nuestro disco duro. No puede ser más fácil. (Click en las imágenes para ampliar)

 

Buscando el archivo que queremos descargar

 

Página de descarga del archivo.

Transmission descargando nuestro archivo

 

Concluímos este pequeño tutorial-manifiesto pro P2P con una reflexión que hoy mismo hacía en Twitter @Irreductible:

Efectivamente, estamos en el momento justo en el que si la industria audiovisual supiera aprovecharlo y ofrecer una alternativa real, sencilla, barata y acorde a los tiempos actuales directamente se hacía con el mercado de forma total y completa. Pero como el amigo Irreductible, no tenemos ni la más mínima duda de que volverán a dejar pasar la oportunidad. Y es una lástima.