Entrevistas

Entrevista a Gabri Ródenas.

 

Vivimos en una época que ofrece al escritor novel más oportunidades que en las otras etapas de la humanidad. ¿Por qué no aprovecharlas?

ThinkFuture se viste hoy de gala para recibir, tremendamente agradecidos por su deferencia con nosotros, a un director de cine, músico, filósofo y sobre todo escritor que actualmente ocupa los primeros puestos de ventas en Amazon con su primera novela El Búnker De Noe. Estamos hablando, por supuesto, de Gabri Ródenas.

Gabri, a pesar de sus éxitos, es una persona muy cercana. Nacido en 1976 cerca del Mediterráneo (algo que ha impregnado su forma de ser con fuerza) ha desempeñado a lo largo de su vida oficios de lo más dispar: desde trabajador en boutique de súper lujo (entendemos ahora su dominio de la moda, tan presente en su novela) o vendedor de seguros durante escaso tiempo, pasando por trabajador en una empresa de reformas o profesor de realización cinematográfica en diversos centros. Incluso ha sido profesor universitario y como hemos dicho antes, músico, cineasta independiente y, por fin, escritor. De hecho en estos momentos se dedica por entero a la creación literaria, aunque compaginada con otras actividades menores, todas legales, nos asegura entre risas.

Como el mismo afirma, la crisis actual en su caso podría llamarse “bendición”, pues le ha permitido saltar al vacío y dedicarse exclusivamente a lo que desea.

Gabri, en primer lugar queremos mostrarte nuestro agradecimiento por concedernos esta entrevista. Es para nosotros un honor pero sobre todo un placer contar contigo en nuestra página.

Ni que decir tiene que el placer y el honor son míos. Ha sido un detalle por vuestra parte contar conmigo y ofrecerme la posibilidad de charlar con vosotros y llegar a más lectores. Hacéis un trabajo fantástico.

Sin duda alguna debemos comenzar hablando sobre  tu último proyecto y además primera novela: “El Búnker de Noe”. Cuéntanos un poco qué vamos a encontrar en tu libro.

En primer lugar mucho, mucho entretenimiento. He intentado escribir el libro que me habría gustado leer a mí. El lector, sin duda encontrará una mezcla de ingredientes de lo más variado: tecnología (accesible a cualquier lector medio), conspiración, cultura popular, alta cultura, muchas referencias musicales y literarias, un poco de romance canalla, mucho humor, glamour, misterio, ciertas dosis de terror sin seres sobrenaturales -el terror se desprende de que todo lo narrado podría pasar de manera inminente (es más, podría estar pasando sin que lo supiéramos)-, ecología…

Podemos decir que es una mezcla de libro de James Bond, George Clooney y Antonio Banderas, con toques de Indiana Jones, Sexo en Nueva York, un libro del ficticio Richard Castle, un estilo Dan Brown, Javier Sierra o Juan Gómez Jurado y una carga de profundidad considerable envuelta en, como yo digo, papelillos de colores, es decir, con estilo ágil y ameno.

Me gusta decir que se trata de una novela negra muy “blanca” (nada de sangre, asesinatos, sexo, etc.; sólo acción y mucho humor). Esta combinación hace que se trate de una novela, en cierto modo, inclasificable, pero altamente adictiva (recomiendo a quien no le enganche durante los primeros diez minutos que la deje).

El proceso creativo es algo muy particular de cada escritor. Sabemos de autores como Gómez-Jurado que planifica hasta la saciedad toda la novela con esquemas, diagramas, etc. Otros, más del estilo de Manel Loureiro prefieren escribir a lo “Stephen King”, es decir, se sientan en el ordenador y que cada situación y personaje fluya y evolucione por si solo. ¿De qué tipo eres tu?

Mencionas dos excelentes casos para ilustrar mi propio esquema de trabajo, dado que soy una mezcla entre los dos. Suelo tener el título de la obra antes de comenzar a escribir, un inicio fuerte y un final, que puede ser modificado. No creo que nadie deba empezar a escribir sin saber dónde va a llegar. Evidentemente, luego cada personaje, situación y elemento de la trama cobra vida propia y algunas cambios se hacen necesarios.

Voy dejando que los aspectos de la novela lleguen a mí y se vayan “cocinando” solos dentro de mi mente. Por alguna razón que desconozco, comienzan a conectarse ellos mismos sin que yo tenga que hacer gran cosa (lo que no significa que sea un escritor perezoso o descuidado). Para El búnker de Noé escribí los dos primeros capítulos y no fue hasta un año más tarde cuando comencé con el tercero. En total han sido tres años de trabajo entre el “fogonazo” inicial y el libro que tenéis o debéis tener entre las manos ahora. Por lo demás, reconozco que soy un pelín obsesivo: libreta o móvil para notas intempestivas (todavía no sé cómo mi esposa no me ha lanzado alguna vez el mando de la televisión a la cabeza) e hiperactividad escritora. Madrugo mucho y escribo -o al menos estoy frente al ordenador- muchas horas. Un detalle curioso: cuando se hace de noche, no puedo escribir absolutamente nada.

Otra curiosidad: me documento durante unas seis semanas o dos meses antes de ponerme a escribir. Obviamente, durante el proceso de redacción tengo que recopilar más información. Incluso lo más nimio está documentado en mis textos; nada es casual, ¡ni siquiera el significado de los nombres de los personajes! En resumen, mi estilo de trabajo es una mezcla de obsesión y actitud playboy.

Nos has sorprendido a todos con la campaña “si compras mi libro tomamos un café”. ¿Cómo surgió esta iniciativa y en qué consiste?

Cuando se me ocurrió la idea, el debate sobre la mesa -y que sigue estando- era el de la piratería y los contenidos digitales. Se me ocurrió que había algo que no podía ser pirateado de ninguna de las maneras y eso era yo mismo. Fue así como se me ocurrió la idea de tomar un café cara a cara con cualquiera que comprase mi libro. Eso sí, la oferta no incluye desplazamiento por mi parte. Las bases están en el interior de la novela.

Honestamente, considero que la industria cultural tiene que ofrecer algo más, algo que no pueda ser pirateado, en lugar de quejarse tanto. El ejemplo perfecto lo vemos en la música: ¿que no vendes discos? Ok, regálalos y luego da muchos conciertos; con los DVDs ofrece camisetas de la película; con el cine… Y así con todo.

Eso, claro está, salvo en el caso que quieras convertirte en una especie de agente policial cultural. Por lo que a mí respecta, me da igual que me pirateen. Es más, lo considero un halago. No obstante, siempre digo que si alguien no puede pagar es importe simbólico que cuesta la novela (actualmente 0,89€), yo se la regalo. Soy enemigo de la cutrez…

¿Puedes darnos algunas cifras de las ventas y descargas que llevas con tu novela?

Está feo que lo diga, pero en los cincuenta días aproximadamente que lleva publicada la novela, las ventas se cifran en números de tres cifras. Un día hice una promoción consistente en cederla gratuitamente y se descargaron varias centenas en ese mismo día…

Unas cifras abrumadoras. ¿No sientes una cierta responsabilidad o por decirlo de otro modo, una cierta presión por parte de tantos lectores?

Hasta el momento, más que presión, el contacto con los lectores no me ha dado más que alegrías y satisfacciones. Por supuesto, soy consciente de que los lectores son muy exigentes -como tienen que ser- y que no debo defraudarles. En definitiva, no oculto que a ellos me debo y que pienso en ellos cuando escribo. ¡Además, la ventaja es que si algo no les gusta siempre me lo pueden decir personal o virtualmente! [Risas]

Sabemos que has participado en otros proyectos anteriores, especialmente en el mundo del cortometraje para el cine. ¿Qué nos puedes contar sobre ello?

Mi relación con el cine es muy larga, pero en resumen puedo decir que es un medio agotador, especialmente cuando se lleva a cabo en modo guerrilla -que era como yo lo hacía-. Es un mundo caro y sucio, lo cual no impidió que rodase varios cortometrajes, video clips, documentales, algunos de los cuales siguen dando tumbos por la Red.

¿Cuándo decidí abandonarlo? Rodamos un corto llamado The Lonesome Cowboys (disponible en Youtube). No había visto Ocean´s Eleven y cuando lo hice… resultó ser idéntico. Por una parte me sentí orgulloso de haber llegado a las mismas conclusiones (incluso formales) que Soderbergh, pero claro: era un desconocido y la cosa podía quedar como un triste plagio de bajo presupuesto. Y me dije: “colega, no te compliques la existencia”.

Por supuesto que también he escrito mucho sobre cine (libros, capítulos de libro, artículos traducidos a varios idiomas, etc., etc.). Si algún lector es amante del cine de Jim Jarmusch, tengo publicados varios libros sobre su obra, ya que, aunque soy filósofo de formación, mi tesis doctoral versó sobre ella. Y también cuento con algún guión de largometraje que no llegó a rodarse que, tal vez, ponga a disposición de mis lectores.

 ¿De qué modo toda esta formación cinematográfica ha influido en la novela?

La estructura de la novela es netamente cinematográfica, como sucede con casi todos los aspirantes a bestseller en la actualidad, aunque presenta algunos elementos originales, como es el hecho de estar narrada en dos personas distintas: una por el principal personaje, León Poiccard y otra por un narrador elíptico. En realidad es un libro extraño, ya que el lector sabe siempre más que el propio protagonista…

Las referencias al cine son también una constante, tanto al cine culto como al de entretenimiento: Robert Bresson, Alfred Hitchcock (bien pensado, la novela tiene algo de película de Hitchcock, no había caído…), Harry el Sucio, La guerra de las galaxias, James Bond, Indiana Jones, Rambo, Charles Bronson… una mezcla de lo más explosiva, pero que, a mi juicio, funciona.

Sí, definitivamente hay mucho cine en la novela…

¿Y tu formación académica? No podemos obviar el hecho de que estás nada mas y nada menos que doctorado en Filosofía. Suponemos que además de influir en tu vida diaria, lo hará en tu trabajo.

Bueno, como he dicho antes, mi estilo es ágil y entretenido, de modo que la filosofía sólo podía estar presente de un modo lúdico. Se mencionan filósofos y problemas filosóficos, pero sólo de un modo anecdótico o chocante… o muy en el interior. Estar, está, pero sólo para quien sea capaz de verla. Al resto no quería importunarle con asuntos irrelevantes [Risas]

Y la pregunta que todos estamos esperando ¿Tenemos nueva novela en el horizonte? ¿Qué nos puedes adelantar?

Hay nueva novela en el horizonte. De hecho llevo redactadas actualmente unas 125 páginas. He hecho un pequeño parón para promocionar el Búnker, pero ya estoy retomando el contacto con ella. Tengo pendientes otros trabajillos más académicos y áridos (viejos compromisos), pero en un mes aproximadamente ya estará a tope con ella.

¿Qué puedo adelantar? Hummmm, es más espiritual -un poco new age, por qué no decirlo-, pero retomo el estilo del thriller. Hay mucho misterio y ciencia que -al igual que en El búnker de Noé– deja de ser ficción rápidamente y comienza a inquietar desde el principio. Por lo demás, sigue habiendo mucha música y muchas referencias literarias. En cierto modo, intentaré que cierto sector del público regrese a su infancia. Y un detalle a tener en cuenta, no olviden este nombre: Eddie Vedder. Hay sorpresas y gordas…

¿Cuales son tus influencias en tu forma de escribir? ¿En quien te miras?

Te sorprenderá mucho, pero mi escritor favorito no existe en la realidad. Por carácter y forma de trabajo -sé que esto es algo cachondo- diría que me aproximo bastante al personaje de ficción televisiva Richard Castle y así lo han advertido bastantes usuarios de Twitter. Antes era del estilo Kafka y autores recios, pero la oscuridad ya no va conmigo. Adoro el lado lúdico de la existencia e intento reflejarlo en mi vida y en mi trabajo (incluso en la forma de trabajar)

Siendo un poco más intimistas ¿dónde te ves en unos años, literariamente hablando?

Espero que en algún lugar que me permita seguir desarrollando mi gran pasión… entre otras cosas porque he arriesgado mucho y las alternativas son bastante oscuras. Es por ello que animo a las grandes editoriales y a algún que otro director de cine a que apadrine a un escritor que, como poco, intentará quedar bien en la foto de la portada (no garantizo que lo vaya a conseguir…)

Hay un proyecto que creemos fabuloso ahora mismo en marcha, que se ha dado en denominar la Generación Kindle. ¿Que nos puedes contar sobre ello?

Hasta donde yo llego, el término fue idea de un tuitero muy conocido llamado Marc Alonso (@marc_intosh) quien bautizó al grupo de escritores que comenzaron a publicar en Amazon con ese nombre. Nosotros, en contraprestación, comenzamos a denominarle el “Agente Kindle”. Otros blogeros -como @almaprendida– y usuarios de Twitter han difundido el término que incluso cuenta con su propio grupo en Facebook.

Evidentemente es una etiqueta muy amplia y que cada uno la usa a su manera. Lo importante es que, tal vez, estemos asistiendo al momento justo de cambio de paradigma editorial; de este movimiento pueden surgir grandes escritores que, de otro modo, no habrían podido ofrecer a los lectores su obra. Y, quizá lo más decisivo para mí, desde ahora serán los lectores los que decidan qué quieren leer y qué autores les gustan. ¿El problema? Admitamos que, al menos en España, el número de lectores en formato electrónico es comparativamente pequeño respecto a los que leen en formato tradicional y, en consecuencia, los autores Kindle tenemos las miras puestas en editoriales que puedan publicar en papel nuestros trabajos y así poder llegar a más lectores.

Sabemos que tienes una web de un nombre ciertamente curioso “Como convertirse en un escritor millonario”. Damos por hecho que tu ya lo eres así que, qué consejo nos puedes dar a los que aún tenemos que hacer malabarismos para llegar a fin de mes?

Haced como yo: agudizar el ingenio. De hecho, mi gran fuente de riqueza consiste en tomarme la vida con humor y disfrutar de las pequeñas grandes cosas de la vida: la familia, los amigos, los placeres cotidianos…

Bueno y a tenor de esa web como decimos de curioso nombre ¿qué vamos a encontrar en ella?

Una muestra del carácter irreverente tanto de mi obra como de mi persona; pequeñas historias y, cómo no, ¡muchos consejos para hacerse rico! ¿O acaso dudabais de ello?

¿Qué aconsejarías a aquellos que estén escribiendo una novela o que ya lo hayan hecho y quieran darse a conocer? Según tu propia experiencia ¿cuál es el proceso a seguir para poder publicar?

Vale, es una gran pregunta. Hay dos vías: la penitencia del santo Job o la del tipo de acción -como es mi caso-. Estimo que vivimos en una época que ofrece al escritor novel más oportunidades que en las otras etapas de la humanidad. ¿Por qué no aprovecharlas?
Es estupendo que intentemos enviar nuestro manuscrito a un agente o editor y esperar a ver qué pasa. Pero, si las cosas se enquistan demasiado, tal vez lo más recomendable sea recurrir a estrategias de guerrilla. ¿Amazon? ¿iBooks? A mi juicio, Amazon es más intuitivo y ágil. La plataforma de Apple requiere ISBN (que ahora se paga) y una serie de requisitos y, seamos francos, hoy por hoy el jefe es el jefe, es decir: Amazon. Además invertiría en una buena carátula (¿qué? ¿No hablamos de literatura? Pues no) y convertiría el formato del texto con programas tipo Calibre (yo no lo hice y el conversor de Amazon… bueno, cobró vida propia).
Dicho esto, en mi Web podréis ver algunos libros y materiales (algunos de ellos gratuitos o muy económicos) que pueden dar un montón de ideas al escritor que arranca. Ah, y el consejo más importante: no creáis a quien os invite a abandonar vuestros sueños. ¡Perseguidlos! Si yo lo he conseguido, vosotros seguro que también.

Pasemos un poco al terreno tecnológico, si te parece. Vemos que eres muy activo en las redes sociales, especialmente en Twitter, donde te mueves como pez en el agua. ¿Crees que las nuevas formas de comunicación pueden ayudar a escritores noveles? ¿De qué manera está evolucionando la nueva forma de distribuir y consumir contenidos culturales?

Noveles y no noveles. Como he dicho antes, me interesa mucho la relación con el lector. Quiero conocer su opinión, saber qué le gusta. Además, siento una profunda gratitud hacia alguien, un desconocido, que se ha tomado la molestia de adquirir mi novela, leerla ¡e incluso comentarla o promocionarla! ¿Cómo no iba a desear establecer un contacto con él?

Incluso para aquellos de carácter más huraño o meramente funcional, cabe señalar que el lector de dispositivos electrónicos -al menos de momento- es un lector culto, sofisticado, avanzado y también muy activo en redes sociales. Sé que Facebook tienen más usuarios, pero prefiero Twitter… Es más directo y el peso del “postureo” es menor. Lo bueno de las redes sociales para mí, más allá de las posibilidades de promoción que ofrecen (que son muchas), es la cercanía entre lector/autor que ofrecen.

 A tenor de lo que hablabas antes de la piratería y teniendo en cuenta estas nuevas formas de difusión de contenidos culturales ¿cual crees que debe ser la posición de la industria? ¿Cuál puede ser el punto que contente y satisfaga a todos?

Uffff… Difícil pregunta. No me gustaría estar en el pellejo de un agente de la industria cultural, pero claro, que yo hable de esto es como que un desahuciado lo haga sobre el banco que lo ha puesto de patitas en la calle. Durante muchos años, los autores -especialmente los noveles- hemos sufrido bien el rechazo, bien el silencio sin más de la industria editorial (diré en mi defensa que jamás me ha rechazado una editorial. Tal vez lo hagan cuando me contesten…), de modo que no creo que deban esperar que sean dichos escritores los que salgan en su defensa.

No obstante, y como yo no tengo nada contra nadie ni guardo rencor, daré un consejo en mi humilde opinión: más calidad, precios más ajustados -hay excepciones como en sello B de Books[LINK] que ya se ha hecho cargo de la situación y está ofreciendo esto-. Lo que no puede ser es que, hablando de libros, se cobre lo mismo por un e-book que por un libro en papel. Todos sabemos son más baratos y el lector se siente engañado y estafado. ¿Piratería a la vista? Bueno, cuando tratas a tu clientela potencial como entidades sin cerebro, es lo que pasa. Hablo de clientela potencial, no del eterno pirata que no compraría absolutamente nada ni por un céntimo. Ése es irrecuperable para la buena sociedad [Risas]

Y siguiendo con la técnica, en tu vida diaria ¿Mac o Windows?

Buena pregunta: ambas cosas, aunque cada vez más Mac.

¿Que software utilizas para escribir?

Antes usaba el típico Word de Microsoft, pero últimamente estoy coqueteando con el Scrivener de Mac.

 ¿Algún programa o utilidad, al margen del que has nombrado que nos recomendarías usar?

Jejejej, recientemente he descubierto Socialbro. Ideal para “spamear” dulce, suave y cariñosamente a tus seguidores de Twitter incluso cuando tú no estás [Risas]

Y para finalizar, nos gustaría que nos recomendases alguna novela para los próximos meses.

Como supongo que todos habrán leído a gente como Raymond Carver, Richard Ford, Cormac McCarthy, Stephen King, Juan Gómez Jurado y el resto de gigantes, voy a recomendar cualquier libro de mis compañeros de generación… Kindle: Armando Rodera, Bruno Nievas, Blanca Miosi, Sara Ventas, Magüi Cabral, Marta Querol ¡o incluso el mismo El búnker de Noé!

Pues Gabri, muchísimas gracias por habernos concedido esta entrevista y te deseamos que ese éxito que sin duda merece tu obra siga creciendo como lo está haciendo.

| Enlaces de interés

Novela El Búnker de Noé en Amazon

Twitter de Gabri Ródenas

Página Personal

Página de Facebook