Curiosidades

Nostalgia entre las páginas. Los tebeos con los que aprendimos a leer

bruguera_todos

Muchos de los adultos que hoy somos ávidos lectores comenzamos nuestras andanzas literarias de la mano de los famoso “tebeos” cuando éramos unos críos.  Aquellas aventuras de hermanos traviesos, de desastrosos detectives o de héroes épicos pronto nos hicieron ver que podíamos sumergirnos horas y horas entre páginas de vivos colores y podíamos llegar a vivir vidas que no eran las nuestras, divertidos, ilusionados e incluso emocionados en cada hoja.  Es raro que el que hoy tiene verdadera pasión por la lectura de una buena novela no empezase con 10, 11, 12 años o incluso menos zambulléndose en aquellas pequeñas maravillas de tapas de cartón blando o, rozando ya la perfección, aquellos tomos lujosos en forma de Súper Humor o de Novelas Ilustradas.

Hoy en ThinkFuture vamos a ver con nostalgia aquellos tebeos con los que aprendimos a leer.

Zipi y Zape

1337613260_0

Probablemente los primeros nombres (con el permiso de los próximos que veremos) que se nos vienen a la cabeza en cuanto hablamos de tebeos. Los terribles hermanos gemelos Zipi y Zape fueron creados por Escobar en 1948 y sus travesuras inundaron miles de páginas hasta la muerte de su creador en 1994.  Su primera aparición oficial fue en el Tebeo Pulgarcito en el número 58, y posteriormente en 1971, los hermanos consiguieron por méritos propios su revista personal, la homónima “Zipi y Zape” editada semanalmente junto con el especial de carácter mensual “Súper Zipi y Zape. También existen recopilatorios en álbumes de la colección Olé o los famosos Súper Humor.

Sobradamente conocidos son los miembros de su familia: El severo padre Pantuflo Zapatilla, (aficionado a la filatelia y la colombofilia), la apocada madre Doña Jaimita, o su primo, el superdotado Sapientín. Importantes son también los personajes de Don Minervo, el terrible profesor, su esposa Doña Espátula, Peloto, El Doctor Pildorín, el Manitas de Uranio, etc.

Como curiosidad comentaremos que los castigos que recibían eran mucho más crueles en sus primeras historietas. Y es que el Decreto de 24 de junio de 1955 sobre ordenación de la prensa infantil y juvenil obligó a su autor a suavizar la crudeza de la serie.

1108871850_740215_0000000000_noticia_normal

 

Mortadelo y Filemón.

mortadelo

Uno calvo y otro con dos pelos. Así solían describirse siempre a los dos peores detectives de la historia del cómic en todo el mundo. La serie creada por el dibujante Ibáñez nació con el nombre de Mortadelo y Filemón, agencia de información, con historietas de 1 a 4 páginas de aparición semanal. En 1969 en el episodio “El Sulfato Atómico” ingresan por fin en las filas de la T.I.A. (Técnicos en Investigación Aeroterráquea) una desastrosa agencia secreta a las órdenes del Superintendente Vicente y donde trabajan otros personajes famosos en la saga como la secretaria Ofelia o el ínclito Profesor Bacterio. 

Junto con el humor absurdo y los continuos percances que sufren en forma de caídas, aplastamientos, explosiones y todo tipo de accidentes que sufren, la serie siempre ha estado muy ligada a la actualidad. Tanto es así que en los números más recientes los agentes han luchado contra la enfermedad de las vacas locas, han ayudado a en Operación Triunfo o han tenido mucho que ver con la implantación del carnet por puntos en “Las vacas chaladas”, “Misión Triunfo” o “El Carnet al Punto”.

Como curiosidad un dato poco conocido: Los primeros nombres que se barajaron para el tebeo fueron “Mr. Cloro y Mr. Yesca, agencia detestivesca”, “Ocarino y Pernales, agentes especiales” y “Lentejo y Fideíno, detectives finos”. Por suerte terminó imponiéndose el que todos conocemos.

Cenanavidenya2

 

 El Capitán Trueno

2010-11-28_IMG_2010-11-28_15-51-53_capitan

¡Santiago y cierra España! Si nos salimos de lo que serían los tebeos humorísticos, El Capitán Trueno constituye la serie más exitosa del cómic español. Creada en 1956 por Pujadas y Ambrós, narra las aventuras de un caballero español en el Siglo XII acompañado de los fieles Goliath y Crispín, y en ocasiones también por su novia Sigrid, reina de la isla de Thule. En el Capitán encontramos al arquetipo del héroe, justo defensor de la justicia y liberador de los débiles y los oprimidos. Es de agradecer no obstante que en contraposición a esto muchos otros personajes no sean totalmente buenos o totalmente malvados, sino que encontramos muchos matices en personajes de apariciones secundarias.

El tremendo éxito de esta serie hizo que el autor escribiese otras sagas con personajes parecidos: El Jabato (1958), ambientada en el Imperio romano y con un guerrero íbero como protagonista; El Cosaco Verde (1960), ambientada en Rusia, y finalmente El Corsario de Hierro (1970), personaje tremendamente parecido al famoso Capitán.

Como curiosidad resaltar que el autor propugna la defensa de la ciencia siempre que puede, luchando por demostrar que la magia y la superstición sólo sirven para dominar a los incautos y engañar a las pobres gentes. Así por ejemplo, cuando el Mago Morgano es liberado y Crispín le pregunta en el laboratorio si es allí donde realiza su magia, aquél le responde: “la única magia que hay está aquí, en los libros de ciencia”.

1317981385183

 

Súper López

superlopez 1

Nacida como mera parodia de Superman, la historia de Súper López, creada por Jan, constituye uno de los mayores y más longevos éxitos del cómic humorístico español. Su especial estructura en capítulos, la gran crítica social y los entornos realistas en los que se desarrolla la convierten en algo realmente único y diferente de cuanto encontramos en el panorama del tebeo español.  Son de resaltar también sus homenajes a grandes sagas como Los 4 fantásticos con El Súper Grupo o la particular adaptación de la eterna obra de Tolkien en El Señor de los Chupetes.

Superlopez

 

13 Rue del Percebe

7

La original y novedosa forma de presentar las historias en 13 Rue del Percebe fue sin duda una de las claves del éxito de este tebeo, obra también de Francisco Ibáñez. En esta publicación, creada en 1961, encontramos una serie de historias por página sin relación en principio entre si y con unos personajes fijos encasillados en su papel y sólo unidos por el edificio. Esto nos permite leer la página en el orden que queramos, ya que estamos ante historias no lineales de las que podemos disfrutar en el orden que queramos. Esta facilidad de lectura, la repetición de los mismos problemas una y otra vez invariablemente pero con diferentes detalles y la familiaridad que esto crea respecto del lector con los personajes a lo largo de la lectura hacen de este tebeo un caso único a un nivel que pocas otras historietas pueden igualar.

La curiosidad que reseñamos de este tebeo es que Ibáñez se vio obligado a sustituir el personaje del doctor chiflado, una especie de  Frankenstein que creaba monstruos horripilantes, por un sastre desastre que lo horripilante que creaba eran sus trajes. ¿El motivo del cambio? La censura franquista argumentó que sólo Dios podía crear vida.

91-996-138

 

Grandes Novelas Ilustradas

28412178

La irrupción en nuestros jóvenes ojos de las obras más conocidas de la literatura universal vino sin duda en aquellos años de la mano de las colecciones que inició Bruguera conocidas como “Grandes Novelas Ilustradas” “Novelas Ilustradas” y “Famosas Novelas”.  Esta original y novedosa forma de presentar grandes títulos ya consagrados de la literatura revolucionó totalmente el mundo editorial acercando a un público nuevo obras que en principio parecían estarle vedadas y haciendo que perdieran ese aspecto árido que podrían presentar. En tomos lujosamente encuadernados encontrábamos adaptados a un formato que nos era tremendamente familiar grandes clásicos de la literatura como La isla del tesoro, Los tres mosqueteros, , Moby Dick, etc. Estos libros continuaron publicándose hasta 1984.

Otros grandes títulos

No podemos terminar este somero repaso por nuestros primeros acercamientos a los tebeos y cómics de nuestra infancia sin nombrar a los estupendos Pepe Gotera y Otilio con sus chapuzas a domicilio, Rompetechos y sus eternos problemas de visión, El Botones Sacarino, Anacleto Agente Secreto, las aventuras de Asterix, Carpanta, la revista Don Miki o el tebeo femenino Esther.

Asterix

 

otilio-y-pepe-gotera1

esther

20100829-DONMIKI

carpanta

Sacafanz

series-F215-143-434-573

 

¿Y a vosotros? ¿Con qué tebeo se os despertó el amor por la lectura?