Proteger o lucir un iPhone. He ahí la cuestión.

Es evidente que proteger nuestro carísimo y muy amado dispositivo no es una cuestión baladí. Desde el simple desgaste por el uso hasta problemas más serios como roturas de la pantalla, daños en las esquinas, etc, son siempre tomados muy en serio por todos los usuarios que no dudan en protegerlos de estas vicisitudes. Y con razón.

Sin embargo no es menos cierto que cada vez son más los usuarios que se deciden a usar su terminal sin ningún tipo de funda ni protector. Está claro que el iPhone, como casi todo el resto de productos de Apple, es un dispositivo cuyo diseño está estudiado y pensado al milímetro y calculado hasta el más mínimo detalle para que estéticamente sea sencillamente insuperable. Y éste es, a todas luces, el verdadero motivo por el que Apple nunca ha sido demasiado amiga de fundas, destinando poco o ningún esfuerzo a diseñar y promocionar estos accesorios. Es más, nos atreveríamos a decir que llega incluso a producir auténticos engendros como este:

iPhone 5c
La reflexión a la que llegamos es que esto lo hace Apple quizá de forma consciente. Pensemos en ello un momento. ¿Por qué no? Es una posilbilidad que ya se ha planteado anteriormente. Esto es, que la propia Apple empujada por la demanda produce y vende fundas, pero de forma deliberada lo hace de forma “no perfecta” al contrario de lo que ocurre con cualquier otro producto que sacan a la venta. ¿Acaso es imaginable que una empresa capaz de desechar toda la producción de iPhones blancos tras años de estudio tan sólo porque no tiene ese tono de blanco perfecto que buscaban o desechar la venta de un elemento simplemente porque sus proporciones no son del todo simétricas permita que cosas así salgan de su factoría si no es con un motivo evidente? ¿Es que puede alguien pensar que con el perfeccionismo extremo que Apple pone en todo lo que hace nadie, en toda la cadena de diseño, producción, distribución y venta, nadie decimos, ha visto que esta funda está tan mal hecha que ni los chinos la fabricarían dejando ese «non» a la vista? Difícil creer que algo así no es deliberado.  Recordemos que estamos hablando de una compañía cuya principal filosofía consiste en que hacer cosas excelentes no puede ser una opción, debe ser el mecanismo. Su seña de identidad es siempre que ncluso cuando replicas algo o te inspiras en lo que sea debes buscar que el resultado sea inmejorable, ver lo que otros no han visto y mejorarlo.

Pero es que si lo pensamos es lógico que de ningún modo quieran que usemos fundas. Imaginamos a ese equipo de diseñadores comandando por el gran Jonathan Ive estudiando durante años el diseño del iPhone hasta lograr la perfección hecha teléfono. Rectas, curvas, cada botón en su sitio y cada elemento en su lugar. La belleza llevada al extremo con cada milímetro interior y exterior del dispositivo diseñado y conjuntado a la perfección… para que luego llegue el usuario y lo tape totalmente con cosas como esta (no nos atrevemos a llamarlo funda). Si, cualquiera se echaría a llorar.
rabito-black
No obstante no es menos cierto que se trata de dispositivos carísimos y aunque son menos frágiles de lo que parecen, a nadie le apetece destrozar la pantalla por una caída accidental o terminar con el aparato totalmente arañado por un uso descuidado o simplemente por el paso del tiempo. Hay empresas como MobileFun y otras que nos pueden solucionar en parte el dilema con fundas y accesorios estéticamente muy logrados, aunque, como dijo una vez discutiendo sobre este mismo tema el amigo M4ugan:

la vida es demasiado corta para ponerle al iPhone una funda de plasticucho.

Y tras ello, terminó la discusión con esta demoledora sentencia:

M4ugan

 

Anterior

Feedly deja de funcionar por un ataque DDoS

Siguiente

El impresionante antes y después de los efectos especiales en series y películas.

3 Comentarios

  1. maeltj

    Totalmente de acuerdo, pero…
    Amo menos o respeto menos mi iPhone por ponerle una funda?
    IMHO con una funda pongo en valor algo que aprecio y protejo el iPhone de posibles situaciones, que cada vez que salgo al campo y tiro el iPhone a la mochila se suelen dar con bastante frecuencia.

    Salute.

  2. JC

    Soy de la opinión de @m4ugan la vida es corta y prefiero llevarlo «a pelo». Lo llevo haciendo desde principios de 2009 en que compré mi primer iPhone, el 3G, luego vinieron otros como el 4 y el 5, ahora tengo el 5S. Todos los he llevado a pelo excepto el iphone 4 al que le puse un bumper que regaló Apple a los primeros dueños por un problema que hubo con la antena del terminal. Eso sí el bumper me duró puesto una semana, decididamente abultaba mucho en el bolsillo. Los teléfonos se me han caído muchas, muchas veces, sin apenas daños aparentes, pero hace unos 15 días se me cayó el 5S y además de romperse la pantalla, se abolló el chasis de aluminio en una esquina (nada que ver con el maravilloso acero inoxidable que llevaban los anteriores modelos). Era imposible sustituir el cristal sin sacar el bollo del chasis. Decidí llevarlo a la Apple Store de Valladolid y allí me lo sustituyeron por uno de reemplazo pagando 240 eurazos. Desde entonces «lo sigo llevando a pelo» XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CarlosJG & ThinkFuture 2019