Curiosidades

Los 20 destinos más increíbles del mundo

La revista Lonely Planet’s ha elegido para sus lectores los 500 lugares del planeta más alucinantes a los que poder viajar. Hoy en ThinkFuture vamos a ver cuáles son los 20 que encabezan esta increíble lista.

 

Templos de Angkor (Camboya)

Los templos de Angkor, en Camboya, encabezan la lista de los 500 destinos más bonitos del mundo que Lonely Planet ha juntado en un libro muy inspirador: ‘Los 500 mejores lugares para viajar’. Se necesitan al menos tres días para recorrer Angkor. Y aun así, solo se puede abarcar una pequeña porción de este gigantesco complejo (250 kilómetros cuadrados) cercano a Siem Riep (Camboya), que fue capital del imperio jemer entre los siglos IX al XV. Dos monumentos destacan entre los más de 900 que hay en el recinto: el Bayon y el Angkor Vat, templos piramidales rematados por grandes torres y risueños rostros de Buda.

 

Gran Barrera de Coral (Australia)

Con una extensión de más de tres mil kilómetros frente a la costa este de Australia, la Gran Barrera es el mayor conjunto de arrecifes coralinos del mundo, un ecosistema único donde viven 400 tipos de coral y 1.500 especies de peces. Un paraíso para los buceadores.

 

Machu Picchu (Perú) 

Es la ciudad perdida por excelencia. Engarzada entre los picos de la cordillera Vilcabamba, desde su descubrimiento en 1911 por el estadounidense Hiram Bingham Machu Picchu ha fascinado a quienes se han acercado a ella para descifrar el misterio de sus muros. Rodeada del paisaje más espectacular que se pueda imaginar, entre los Andes y la selva, sigue siendo un lugar mágico, pese a los millares de turistas que la visitan. Y contemplarla desde Intipunku, la Puerta del Sol, al final del Camino Inca, es una experiencia única.

 

Gran Muralla (China) 

No, por supuesto que no se ve desde el espacio, como asegura una leyenda urbana, pero sus dimensiones son abrumadoras: es la mayor construcción humana, con una longitud de más de 8.000 kilómetros que recorren el norte de China, desde Corea hasta el desierto del Gobi. Iniciada por el primer emperador, Qin Shi Huangdi, en el siglo II antes de Cristo, su construcción se prolongó por un periodo de más de mil años, aunque al final no consiguió evitar la entrada de las hordas mongolas en China.

 

Taj Mahal (India) 

“A pesar de sus adornos severos, puramente geométricos, el Taj Mahal flota”, escribió el francés Henri Michaux. Hay pocos lugares tan bellos como el mausoleo de mármol blanco y piedras preciosas que el emperador mogol Shah Jahan mandó construir para su amada esposa Mumtaz Mahal junto al río Yamuna, en Agra (India). Todo en él transmite serenidad.

 

Parque nacional del Gran Cañón (EEUU) 

El explorador John Wesley Powell dijo que “las maravillas del Gran Cañón no pueden representarse adecuadamente por los símbolos del lenguaje, ni siquiera por el mismo lenguaje”. Y quizá, tampoco, por la fotografía. Hay que recorrerlo en persona para descubrir su inmensidad: tiene más de mil metros de profundidad y 360 kilómetros de largo.

 

Coliseo de Roma (Italia) 

El nombre del Coliseo no proviene, curiosamente, de su colosal tamaño –podía albergar hasta 50.000 espectadores sedientos de sangre–, sino de una estatua cercana en honor a Nerón, el Colosso di Nerone. Elegante por fuera y cruento por dentro –sobre su arena luchaban los gladiadores hasta la muerte– es el monumento icónico de Roma.

 

Cataratas del Iguazú (Brasil y Argentina) 

El mirador de la Garganta del Diablo permite sentir toda la potencia de las atronadoras cataratas del Iguazú, las más caudalosas del mundo. Un sistema de 275 cascadas, con casi tres kilómetros de recorrido, que alcanzan en este punto los 80 metros de caída en picado.

 

La Alhambra (España)

Considerada como una de las muestras más refinadas y majestuosas del arte islámico en todo el mundo, el complejo de palacios, jardines y torres de la Alhambra cautiva al visitante por la mágica combinación entre su gran tamaño y el minucioso detalle en la decoración de sus patios y estancias. Una armoniosa síntesis de espacio, luz, sombra, agua y verdor, con el blanco de Sierra Nevada como telón de fondo.

 

Santa Sofía (Turquía) 

Construida hace 1500 años en Estambul, Santa Sofía (Aya Sofya) es un hito de la historia de la arquitectura y de la historia de la cultura. Su maravillosa cúpula imita la cúpula celeste. Tras la conquista otomana de 1453, se le añadieron los cuatro minaretes que luego se reproducirían en otras mezquitas de Estambul, incluida la Mezquita Azul.

 

Medina de Fez (Marruecos) 

Enmarañado laberinto con más de mil años de historia, lo normal aquí dentro es perderse. 9.400 callejones, 14.000 construcciones y unos 160.000 residentes entre mezquitas, ‘madrasas’, coquetos ‘riads’ restaurados, comerciantes de cobre, puestos de babuchas, baratijas, curtidores y lo que uno pueda llegar a imaginarse. Tres consejos para el viajero: paciencia, tomar un delicioso té a la menta y lanzarse a la aventura.

 

Los Doce Apóstoles (Australia) 

Se tardaron 14 años en construir la Great Ocean Road, una carretera de 300 kilómetros que bordea la costa suroeste del estado australiano de Victoria –la Costa de los Naufragios– entre abruptos acantilados que golpean los vientos antárticos. El tramo más impresionante de esta ruta es el conocido como Los Doce Apóstoles, un conjunto de agujas calizas que surgen amenazadoras del mar.

 

Petra (Jordania)

 Indiana Jones entró a caballo en Petra en busca del Santo Grial. Los turistas también recorren el Siq, el desfiladero por el que se llega a la fachada rosa del Tesoro, y desde allí visitan otros lugares del yacimiento de la ciudad perdida de los nabateos como el Alto Lugar del Sacrificio, el Monasterio o las tumbas. Johann Ludwig Burckhardt, el aventurero suizo del siglo XIX, descubrió este enclave en la actual Jordania, de dos mil años de antigüedad, que provoca en el visitante una fascinación como pocos lugares en el mundo.

 

Tikal (Guatemala) 

Los yacimientos mayas de Guatemala compiten con los de México por su calidad arquitectónica y su ubicación en un paisaje de jungla en el que piedra, cielo, verde y tierra se funden en una simbiosis subyugante. Y el de Tikal resume todo esto como pocos. Los arqueólogos dicen que se ha excavado menos del 10% de sus edificios, y que la ciudad, de mil años de antigüedad, podría compararse con la antigua Roma en cuanto a tamaño, población y poder político.

 

British Museum (Reino Unido) 

Uno de los museos imprescindibles en el mundo, el British Museum lleva 260 años mostrando sus tesoros a los visitantes, que pueden visitarlo gratuitamente y admirar obras absolutamente únicas, como los relieves del arte asirio. Entre ellos la leona herida, uno de los más bellos de la historia del arte, por citar solo una de las obras maestras que alberga el museo. Otras de las piezas imprescindibles son la piedra Rosetta y los mármoles del Partenón de Atenas. En el patio, la cúpula de Norman Foster le da al sobrio edificio un elegante toque de contemporaneidad.

 

Sagrada Familia (España) 

Casi 100 años después de la muerte del arquitecto Antoni Gaudí, en 1926, la Sagrada Familia de Barcelona sigue en construcción, con las ideas originales del autor como base. Este hecho despierta polémica entre los expertos y aficionados a la arquitectura, muchos de los cuales hubieran preferido que se mantuviera la construcción tal cual estaba. Pero lo cierto es que cuando las 18 torres estén completamente terminadas (se terminará en una fecha indeterminada entre 2020 y 2040), la Sagrada Familia será (ya lo es) un imán turístico imbatible.

 

Parque nacional de Fiordland (Nueva Zelanda) 

El parque nacional de Fiordland abarca un rincón montañoso de la isla Sur de Nueva Zelanda. Sierras, valles glaciares, lagos y fiordos componen su paisaje en buena parte virgen. Se puede recorrer a través de tres grandes senderos señalizados, navegar sus ríos en kayak y dormir en cabañas típicas.

 

Santorini (Grecia) 

La coqueta Santorini es un clásico de las islas griegas y de las rutas de cruceros por el mar Egeo. Forma parte del grupo de las Cícladas. Además de disfrutar de sus famosos atardeceres, se pueden visitar sus playas, acantilados y un interesante yacimiento minoico, Acrotiri.

 

Islas Galápagos (Ecuador) 

En pleno océano Pacífico, a mil kilómetros de la costa de Ecuador, las islas Galápagos son un refugio natural único, declarado patrimonio mundial, donde se puede nadar junto a leones marinos y ver de muy cerca iguanas, aves y lagartos. De enero a mayo es la época idónea para visitarlo, pues es cuando el mar está más tranquilo.

 

Museum of Old & New Art (Australia) 

En un ecléctico edificio de Nonda Katsalidis, la también ecléctica colección del millonario jugador y rey de las matemáticas David Walsh ocupa las salas cavernosas del Museum of Old & New Art, construcción levantada junto al río Derwent en Hobart, la capital de Tasmania, la isla al sur de Australia en la que creció el filántropo y promotor. Se exponen desde puntas de flecha de la Edad de Piedra hasta la obra Snake (en la fotografía), de Sidney Nolan, compuesta por 1620 pinturas y que ocupa una enorme sala.