Noticias, Software, tecnologia

Twitter da otro revés a las aplicaciones no oficiales. Se acabaron las notificaciones

Los continuos varapalos que Twitter suele dar a la comunidad de desarrolladores es algo incomprensible. A nadie se le escapa que son precisamente estas aplicaciones no oficiales las que le ha proporcionado un impacto enorme, sobre todo en los primeros años del servicio. Y es que aunque en un primer momento la empresa dejó que cualquiera realizara clientes paralelos usando sus APIs pero poco a poco fue poniendo límites y quitando funcionalidades a aquellas aplicaciones de terceros. Ahora se anuncia quizá el cambio que más puede hacerles daño: Se acabaron las notificaciones y las actualizaciones en tiempo real.

En su momento la mayor de estas limitaciones y consecuencia además del alto precio de algunas apps no oficiales fue, todos lo recordamos, el de los tokens, es decir una limitación al número de copias que podían vender los desarrolladores, o crear gratuitamente, de sus propias apps. Esto provocó que muchas de las aplicaciones se retiraron de la App Store o la tienda Google al no tener más tokens disponibles.

El varapalo que acaba de anunciar ahora Twitter es aún mayor, ya que  nada menos que cuatro de los desarrolladores de este tipo de apps, las más importantes del panorama actual como son Tweetbot, Twitterrific, Tweetings y Talon se han unido para alertar sobre una modificación que, si nada cambia, echará por tierra el trabajo de muchos de ellos.

Hace unos meses Twitter anunció que habrá cambios en su API y que el 19 de junio de 2018 sería el momento de implementarlos. Ahora hemos sabido que entre esos cambios hay algunos que afectan a dos de las funciones principales de los clientes de este servicio: notificaciones y actualizaciones del timeline en tiempo real.

Los creadores de las aplicaciones que comentamos han dejado claro que si Twitter no da una solución inmediatamente, todos los usuarios de aplicaciones de terceros dejarán de tener notificaciones en sus apps ese día y tampoco podrán actualizar automáticamente el timeline.

Y a pesar del movimiento inmediato de estos desarrolladores, que Twitter a estas alturas no haya liberado ya una nueva API o comunicado a los creadores una forma de poder seguir llevando a cabo esas acciones hace pensar que no tiene la más mínima intención de ofrecer alternativas que no pasen por el uso de su propia aplicación.

Por encima de todo esto nos parece un gesto feo y desleal. Como hemos dicho al principio no se puede olvidar que Twitter es lo que es gracias a esas aplicaciones que suplían las carencias del servicio en sus inicios; pero es que a día de hoy muchas de esas carencias aún permanecen si no acudimos a apps de te terceros, ya que ahora mismo no hay aplicación de escritorio para Mac ni para Apple Watch.

Habrá que esperar a ver cómo se toman los usuarios estas nuevas medidas. Pero imaginamos que no demasiado bien.