Curiosidades, tecnologia

Los 10 fracasos de Apple de los que nadie quiere hablar (Parte 1)

Hablar de Apple, es hablar de éxito. En cualquier conversación donde sale a flote el nombre de la compañía de Cupertino, enseguida vendrán a nuestra mente palabras como innovación, diseño, influencia o excelencia. Es cierto que muchos responderán con argumentos sobre los costes de los productos, pero nadie puede negar que el éxito empresarial de Apple ha sido abrumador.

No obstante, como cualquier otra empresa, la compañía fundada por Jobs y Wozniak en 1976 ha peleado duramente para llegar a su posición actual, y en su camino al podium tecnológico ha ido dejando tras de sí unos productos que no causaron el furor que muchos esperaban. Hoy en ThinkFuture repasaremos brevemente 5 de aquellos artículos que quedaron delegados al olvido, dejando otros 5 para una segunda parte.

1- Apple III:

Después del gran éxito que cosechó el Apple II presentado en 1977 (y con su evolución, el Apple II +, en 1979), la empresa quiso seguir manteniendo el listón de ventas, y en Mayo de 1980 el  Apple III vio la luz. Desgraciadamente, decisiones técnicas como no dotarlo de un ventilador (factor que provocó que miles de unidades tuvieran que ser sustituidas), junto con el corto plazo de tiempo para su desarrollo, hizo que de una estimación inicial de millones de unidades sólo se vendieran unos 65000. El modelo fue descatalogado cuatro años después.

2- Macintosh Portable:

Aunque hoy en día no se concibe otro nombre para un portátil de la firma de Tim Cook que no sea Macbook, lo cierto es que Apple ya intentó en 1989 llevar al mercado lo que conocemos actualmente como ordenador portátil. Pero los continuos problemas con las baterías de estos modelos, su elevadísimo precio y un peso que hace dudar de su supuesta comodidad a la hora de ser transportado de un sitio a otro (en torno a unos 7 kilos) convirtieron este ordenador en un ensayo de lo que diez años después se conocería como Powerbook. El Macintosh Portable sólo estuvo en el mercado dos años, con un número de ventas paupérrimas.

3- Apple Pippin:

Apple también intentó meter cabeza en el mundo de los videojuegos; en 1995 sacaría el Apple Pippin, una consola de videojuegos con pretensiones de ordenador de bajo coste; el problema es que en ese campo de batalla ya jugaban grandes gigantes como Sony con su Playstation, Sega con la Sega Saturn o posteriormente Nintento con su Nintendo 64. El  hecho de que la consola costase en torno a los 600$ (un precio muy elevado para una videoconsola de la época) tampocó ayudó, y obligó a Apple a retirar su producto en 1997 con tan sólo 42000 unidades vendidas

4-  20th Anniversary Macintosh:

En 1997 la compañía de la manzana quiso conmemorar los 20 años transcurridos desde la presentación del existoso Apple II sacando un modelo único, el 20th Anniversary  Macintosh, un ordenador que innovaba tanto en hardware como en diseño. No obstante, su precio resultó determinante en su fracaso; con un importe inicial de 7499$, rebajado a continuación a 3500$ y finalmente a 1995$ lo transformaron en un ordenador tan ambicioso como inaccesible. Apple sólo fabricó 12000 unidades, lo que lo ha convertido a día de hoy en un objeto digno de cualquier coleccionista.

5- Apple usb mouse (Hockey Puck):

Apple siempre ha sido pionera en el esbozo de sus productos, aunque estos diseños no han sido siempre bien recibidos. Hablamos del primer ratón con entrada USB que la compañía introdujo en 1998, incluido con el iMac G3 y conocido como hockey puck (disco de hockey en inglés). Un ratón con una forma redondeada que era, cuanto menos, ergonómico. Su forma circular, el material resbaladizo con el que éste contaba y su corto cable, provocaron un total rechazo por parte del público desde el primer momento en el que fue introducido en el mercado.

Y hasta aquí la lista de hoy; en otra ocasión hablaremos de otros 5 productos de Apple que le sirvieron para aprender de sus errores y seguir ofreciéndonos esa experiencia única que sentimos al adquirir un producto de su marca. Hemos comprobado que el sendero recorrido por la compañía ubicada en Silicon Valey hasta ser considerada la marca mejor valorada del mundo no está extento de batallas perdidas, pero que le han servido para perfeccionar poco a poco sus dispositivos y llegar a una unión culminante entre el software y el hardware que tanto la caracterizan.

Como hemos dicho al principio, hablar de Apple es hablar de éxito, pero un éxito más que merecido, ¿no creéis?