Hardware

Un teclado ergonómico para gobernarlos a todos

En el mundo de la informática, si tenemos que nombrar un periférico que destaque por encima del resto, seguro que la mayoría de nosotros pensaremos en el teclado. Y es que este producto ha ido ganando una increíble popularidad los últimos años, pudiendo encontrar en el mercado teclados con toda clase de características; con iluminación led, inalámbricos, gaming, con teclas intercambiables, mecánicos, plegables, con trackpad incluido y un largo etcétera. Sin embargo, hoy nos queremos centrar en un tipo de teclado que, para bien o para mal, no deja indiferente a nadie; los teclados ergonómicos.

Quizás no son el tipo de teclado que llaman más la atención, pero sin duda sus partidarios defenderán vehementemente su comodidad y funcionalidad. En Thinkfuture hemos probado el Sculpt Ergonomic Desktop de Microsoft, y no queríamos dejar pasar la oportunidad de ofreceros una reseña con nuestras impresiones.

Antes de empezar de hablar del teclado en sí, cabe destacar que existe un modelo actualizado, pero al no estar disponible con la distribución de teclas en español, hemos optado por el modelo mencionado, que además viene en un pack que incluye teclado y ratón (ambos con un alto perfil ergonómico).

Primer contacto

Tal y como defendía Steve Jobs, la experiencia de un usuario sobre cualquier producto empieza desde el mismo momento en el que éste abre la caja que contiene el artículo. En este punto, no podríamos estar más satisfechos, ya que lo primero que nos encontramos fue un envoltorio de plástico que cubría y protegía todo el teclado, sirviéndose además de la forma de la propia caja para sujetarlo.

Al igual que el teclado, tanto el keypad como el ratón venían muy bien protegidos. Y es que este teclado contiene la parte numérica por separado, algo que nos ha gustado mucho, puesto que ofrece al usuario la posibilidad de dejarlo aparte si no lo usa o ponerlo en la parte izquierda si es zurdo. Sin embargo, esta versatilidad no la tiene el ratón, pues su particular forma, que por un lado sirve para reposar la mano de una forma más natural, impide cogerlo con otra mano que no sea la derecha. Punto negativo, sin duda.

Lo primero que llama la atención es su singular diseño. El teclado posee una forma ovalada que lo caracteriza, llegando incluso a tener una división física que, según Microsoft, “ayuda a colocar las muñecas y los antebrazos en una posición natural y relajada”. Todo en él invita a descansar las manos, visto que hasta las teclas tienen diferente tamaño atendiendo a las necesidades de cada dedo. Viene con un pequeño soporte para aumentar el ángulo de inclinación del teclado si así se desea.

Los materiales de construcción son los esperados; un plástico duro en su mayoría, de gran calidad pero con un acabado glossy algo desfasado, eso sí, y una zona gomosa en la parte inferior donde apoyaremos las muñecas al escribir.
El teclado de Microsoft no posee tecnología Bluetooth, así que para emparejarlo con nuestro ordenador debemos hacer uso de un pequeño receptor USB ubicado dentro del ratón.
Además, no dispone de cables y se alimenta a través de pilas, un factor que aunque suene anticuado, la vida útil de las pilas puede llegar al año, y un pequeño led situado en la parte inferior del keypad nos indicará si el nivel de las mismas está bajo mínimos.

Algo bastante curioso del Sculpt Ergonomic es que tanto la sujeción del soporte como las tapas que cubren la zona donde van ubicadas las pilas se sujetan a través de imanes, una particularidad que le da bastante atractivo.

 

Experiencia out of the box

Hemos probado este producto en un iMac, ya que al ser un producto oficial de Microsoft damos por hecho que no va a tener ningún tipo de incompatibilidad con su sistema operativo, y como en su página web indican que la funcionalidad del teclado puede verse limitada en otros sistemas operativos que no sea el suyo, queríamos ver hasta qué punto era cierto.
No tuvimos ningún tipo de percance en el emparejamiento. Nada más conectar el receptor USB a nuestro ordenador, éste identificó rápidamente el teclado y pudimos ponernos manos a la obra.

Definir el Sculpt Ergonomic como un teclado cómodo sería quedarnos muy, muy cortos. Con sólo reposar cada dedo en su tecla correspondiente te das cuenta de que su distribución no es azarosa, y que no existe una forma más natural de colocar las manos. Esta sensación, aunque no en la misma medida, también la hemos experimentado con el ratón, ya que su forma inclinada y redondeada favorece que podamos colocar la mano sin tener que girar la muñeca, aunque volvemos a decirlo, siempre y cuando no seamos zurdos.

Pero no todo van a ser alabanzas: las teclas de la fila superior, donde se encuentran todas las teclas de función, así como la tecla de escape y otras multimedia, se nos antojan demasiado finas, y a la mano le cuesta encontrarlas sin tener que mirar su localización.

Otro inconveniente que le vemos es que es, precisamente, un teclado ergonómico; su perfil está diseñado para que sea lo más cómodo posible, siempre y cuando hagamos un uso correcto de la mecanografía, porque os aseguramos que si no escribimos utilizando todos los dedos, su configuración será todo un impedimento en su uso diario.

 

Pasadas unas semanas

Hemos estado escribiendo con el Sculpt Ergonomic durante muchas horas para poder experimentar  en profundidad la comodidad que ofrece y la productividad que deriva de dicha comodidad. Es cierto que al principio la distribución de las teclas, aunque confortables, resulta algo desconcertante, pero una vez te acostumbras, volver a un teclado que no ofrece este diseño resulta de lo más exasperante para nuestras manos, las cuales se han acostumbrado a una posición mucho más natural.

En los siguientes días no sufrimos ninguna incompatibilidad en macOS, y para exprimir todo su uso utilizamos Karabiner, una aplicación encargada de la reasignación de teclas. No obstante, no hemos podido hacer uso de todas, y algunas de ellas quedan inservibles, como el botón específico para abrir la calculadora o el botón azul del ratón con el logotipo de Windows.
También hemos echado en falta el led indicador de mayúsculas tan característico de los teclados oficiales de Apple, pero gracias a nuestros compañeros de Soy de Mac lo solucionamos haciendo uso de Captin

 

Recapitulando

En nuestra opinión este teclado es altamente recomendable para personas asiduas en la escritura frente al ordenador, así como para aquellas que quieran dominar la mecanografía, dado que su disposición ayudará sin duda alguna a no caer en ciertos vicios durante el aprendizaje.

Un teclado ergonómico que hará las delicias de todo aquel que use su computadora como estación de trabajo, con un ratón igual de cómodo y un teclado numérico independiente que podemos colocarlo donde necesitemos. Para todo lo que nos ofrece el Sculpt Ergonomic Desktop de Microsoft, su precio es bastante contenido, pudiéndose encontrar en Amazon por unos 108€. Aunque ya sabéis que los precios siempre van fluctuando, y nosotros pudimos encontrarlo durante unas horas por 80€.

|Nota: Este artículo no está patrocinado ni subvencionado de ningún modo por el fabricante ni el vendedor del artículo analizado.