FaceApp, la aplicación de fotografía que te hace más viejo con filtros muy vistosos se ha vuelto a poner de moda tras triunfar hace algunos años. Si has estado probando sus resultados, lamentamos decirte que tenemos malas noticias respecto a tu privacidad.

Twitter es un hervidero desde hace uno o dos días con FaceApp, la aplicación que te muestra cómo serías con 30 o 40 años más. En realidad esta aplicación ya triunfó allá 2017 pero estos los últimos días ha vuelto con más y más fuerza gracias a una mejora en sus filtros que la vuelve mucho más realista, y, seguramente, una campaña de marketing muy bien orquestada.

Famosos y famosillos de todo tipo han publicado en la red sus fotografías con aspecto anciano y como resultado miles de usuarios anónimos se han lanzado a probar los resultados. El resultado es que millones de fotografías de “ancianos” inundan las redes sociales, sobre todo Twitter e Instagram. 

Sin embargo, tenemos malas noticias. Aunque pueda parecer muy divertido vernos con unas cuantas décadas de más, lo cierto es que si hemos estado probando la aplicación nuestra privacidad se ha resentido, y mucho. La aplicación FaceApp fue creada por Wireless Lab, una empresa con sede en San Petesburgo (Rusia) y dirigida por Yaroslav Goncharov, y tiene, por así decirlo, una política de privacidad algo ambigua.

Ésta indica que, al aceptar las condiciones, la empresa puede compartir nuestra información con otras compañías del grupo o otras que se conviertan en «afiliadas». Por si esto fuera poco tratándose de fotografías de nosotros mismos, esa misma política ya dice que todos nuestros datos de ubicación e identificación del dispositivo desde el que tomamos la fotografía lo compartirán con «proveedores del servicio».

Está claro que la proliferación de este tipo de aplicaciones tiene como objetivo entrenar algoritmos de reconocimiento facial para grandes empresas tecnológicas, así que debemos ser muy cautelosos a la hora de usarlas y si lo hacemos, al menos, ser completamente conscientes de ello.