Tweetbot, el que durante muchos años fue el cliente por excelencia de Twitter y el elegido por millones de usuarios para acceder a la más famosa de las redes sociales ha vuelto.

Como se suele decir, los más jóvenes no lo recordarán pero durante años, cuando los políticos aún no usaban esta red para engañarnos ni había peleas o discusiones por cualquier cosa, decir twitter era decir Tweetbot.

Desde su lanzamiento para iPhone en abril de 2011 o para iPad en febrero de 2012 su hegemonía fue total durante mucho tiempo con todos sus competidores a muchísima distancia.

Tras unos años de reinado y con la llegada de otros clientes de éxito como Twitterrific, Echofon y algunos otros, llegó un día en que Twitter se lanzó con fuerza a potenciar el cliente oficial, y en abril de 2018 decidió cerrar la API para que muchas de sus funcionalidades quedasen fuera y «obligar» así al uso de su aplicación donde podría poner publicidad, entre otras cosas.

Desde entonces esas apps que durante años brillaron y que, no nos engañemos, son las que realmente hicieron de Twitter lo que es, prácticamente languidecieron cuando no directamente desaparecieron.

Sin embargo ayer la más conocida de todas, Tweetbot, volvió dando un puñetazo en la mesa y reclamando el puesto que por justicia le corresponde. Por sorpresa y sin que nadie lo esperara hizo aparición la versión 6 en en la App Store en fase Early Access, con un teórico cambio de diseño completo e integración con la segunda versión de la API de Twitter para poder ofrecer opciones hasta hoy vetadas. Así, se ha anunciado que ofrecerá las mismas funciones que el cliente oficial sin limitaciones.

No tenemos ni la más mínima duda de que es una magnífica noticia. La falta de competencia nunca ha sido buena para el desarrollo de este tipo de aplicaciones y servicios, y aunque mucha gente ya está acostumbrada a la forma especial de presentar el TimeLine del cliente oficial lo cierto es que hay muchas dudas sobre si es lo mejor

De momento Tweetbot ha llegado para iOS y para iPadOS y lo ha hecho con el poco popular sistema de suscripción. Eso sí, a un precio más que ajustado ya que por poco más de 6 euros al año podemos recuperar todo eso. Creemos firmemente que vale la pena.

Con la vuelta del quizá mejor cliente de Twitter muchos han tenido la sensación de que, de nuevo, la red social volvía a ser aquella que enamoró y enganchó a millones de usuarios. Ahora solo falta que el contenido vuelva a ser lo que era y no el estercolero que vemos muchas veces. Aunque eso quizá si que sea soñar demasiado.