Noticias

La ministra que creía en supersticiones

De que las pulseras Power Balance son un timo no duda ya nadie. Nadie con una mínima formación, al menos. Una pulsera de plástico con un holograma que promete “equilibrio”  e “infinitas mejoras para la salud” basándose en un lenguaje pseodocientífico y en un marketing muy bien montado. Y por qué no decirlo, en la ignorancia de muchos incautos.

Todos deberíamos tener clarísimo que estos productos milagro son extremadamente efectivos para una sola cosa: tirar el dinero . Prometiendo un supuesto equilibrio electromagnético, ha sido calificado por la Organización de Consumidores y Usuarios de España (OCU) como un producto que no tiene ningún efecto sobre la salud del portador.

¿Qué se puede esperar entonces de toda una flamante Ministra de Sanidad leva en su brazo izquierdo una Power BalanceSuperstición,desinformaciónfácil manipulación son las tres ideas que vienen inmediatamente a la cabeza, como magníficamente indica Eduardo en ALT1040. ¿Es correcto que un político encargado de la salud de los españoles exhiba en público, sin tapujo alguno, el hecho que ha sido burdamente timada por un grupo de vendedores de pulseritas mágicas de plástico? Es altamente preocupante que alguien que ocupa un cargo tan importante demuestre tanto desconocimiento, y lo haga encima de forma pública y notoria.

Por supuesto que aún no sabemos cómo gestionara Leire Pajín su Ministerio, pero de entrada no despierta ningún tipo de confianza.

En palabras de Ricardo Galli:

En Inglorious Bastards marcaban a nazis con la esvástica en la frente, en España los tontos se automarcan con una pulsera.