Blog

Redcoruna. Las cosas, bien hechas.

Hoy vamos a hablar de algo de lo que tenía ganas desde hace ya tiempo, y es del servicio de alojamiento, dominio y soluciones web  RedCoruna. Dejemos bien claro, antes de nada, que no cobro un solo euro de Redcoruna ni por hacerles publicidad ni por publicar este post, ni tengo ningún interés directo o indirecto con la empresa, más allá del mero hecho de la labor divulgativa e informativa tecnológicamente hablando que se ha propuesto ThinkFuture desde su creación. Una vez aclarado este importante aspecto, comenzamos.

Dentro del proceso de creación, mantenimiento y trabajo diario en un sitio web, hay varias tareas que son absolutamente esenciales. La elección del nombre y con ello el alquiler del dominio, el mantenimiento diario, las necesarias tareas de optimización, etc. No obstante, de todas ellas hay una que probablemente sea la única que puede darte verdaderos quebraderos de cabeza y dar al traste con todo tu trabajo: el alojamiento. Tanto es así que que sin duda cualquiera con una web, desde un sencillo blog a un site profesional sabe que es la única de todas que puede dejarte noches sin dormir.

En este aspecto resulta necesario contar con un buen respaldo tecnológico. Servidores dedicados, compartidos que funcionan a la perfección, los intermedios VPS (servidores virtuales privados) y otras maravillas hacen que cualquier web alojada en Redcoruna funcione como la seda. Cero caídas, cero bloqueos, cero problemas. En lo que respecta a ellos, porque lo que hagamos con nuestras páginas alojadas ya es otro cantar. Hasta ahora, cualquier pequeño problema que he podido observar o sufrir ha sido causado directamente por la ejecución de “procesos extraños” desde las propias bases de datos del servidor. Hablando en cristiano, errores que causamos nosotros mismos.

Y es entonces cuando entra en funcionamiento la verdadera baza con la que Redcoruna literalmente pulveriza a cualquiera de sus rivales: La atención al cliente.

Eso es, me atrevería a decir, una obsesión de los responsables de Redcoruna. Su servicio de atención al cliente es sencillamente insuperable. Una atención por cualquiera de los medios disponibles de sobresaliente. Tanto si te diriges a ellos telefónicamente, por mail o algo fundamental por la expansión e inmediatez que proporciona hoy en día como es Twitter, el servicio es espectacular. Puedo contar una anécdota que se produjo un domingo por la tarde en la que lancé un Twitt no dirigido a ellos en los que comentaba que estaba sufriendo pequeños retardos en la web. No tardaron ni diez minutos en escribirme desde Redcoruna interesándose por el problema. Y no tardaron ni una hora en solucionarlo. Desconozco todas las empresas del sector, pero dudo mucho que haya otra con un nivel de atención al cliente de este calibre. Responder, en domingo, a un twitt general y solucionar el problema. Todo ello en tiempo récord. Y este servicio de asistencia técnica, por supuesto, funciona las 24 horas del día, los 365 días del año.

Sus precios en los distintos planes también son sobresalientes, como no podía ser de otro modo. Encontramos alojamientos desde 2,90 euros al mes, o tarifas planas (concepto inventado por ellos y que da unos resultados extraordinarios) por la irrisoria suma de 4’50 euros. Sin límite de espacio ni de transferencia de datos. ¿Se puede competir con eso?

Webs importantes del panorama nacional ya están con ellos: BlogoffMundoGeek,  MacniacosWwwhatsnew y seguramente muchas otras que desconozco.

Un servicio como éste, bien merecía un post completo. ¿Tienes web y estás planteándote cambiar? ¿Harto de problemas, de una atención al cliente lamentable o de un precio abusivo? No lo dudes y cambia a Redcoruna. Y si aún tienes dudas, navega por su web, compara precios y servicios, y sobre todo, pide consejo en Twitter y podrás ver la opinión de los clientes.

Como decíamos al principio, Redcoruna. Las cosas, bien hechas.