La XXXI edición de los Juegos Olímpicos que se está celebrando en Río de Janeiro va a ser recordada como una de las ediciones récord en cuando a innovaciones tecnológicas se refiere. Del 29% de dispositivos inteligentes estimados utilizados en los Juegos de Londres se ha pasado al 45% en Río.

Desde la magnificencia de la estructura informática que organiza y permite que se lleven a cabo los Juegos, hasta los trajes de baño de fibra de carbono y las gafas de sol ecualizadoras de luz, el despliegue tecnológico tiene como objetivo que la competitividad de los 11.000 atletas sea cada vez mayor.