Muchos de los que hoy, de una u otra forma, nos dedicamos a la informática, bien sea de forma profesional o aficionada, empezamos a manejarnos con estos aparatos a finales de los 80 o principios de los 90. Por aquel entonces diversas máquinas dominaban el mercado de los ordenadores personales -mercado tremendamente alejado de lo que es hoy en día- y si bien no eran un elemento excesivamente común, si que comenzaban a ser frecuentes entre los jóvenes de aquella época. O al menos lo eran en determinados círculos. Algunas de esas marcas inevitablemente despiertan una sonrisa nostálgica entre quienes los usamos con solo mencionar sus nombres: Spectrum, Amstrad, Commodore 64, Amiga… ¿Quieres conocer cómo eran, qué especificaciones técnicas tenían o cuánto costaban? ¿Quieres comprobar cuánto hemos cambiado desde entonces?