unnamed

No, no estamos hablando de las frecuentes caídas de servicio del tipo de las que sufre Whatsapp y que, por cierto, el gran día que Telegram pudo despegar también sufrió, sino de la previsible y lógica bajada en el número de usuarios. Pero sobre todo hablamos del descenso progresivo en el uso que los que la mantienen comienzan a hacer de ella. Porque de forma lenta pero inexorable y tras un deslumbrante y prometedor inicio, Telegram ha comenzado a pasar por las distintas fases por las que ya pasaron otras aplicaciones en el pasado. Veamos cuáles son:

Leer más