Categoría: Blog Página 3 de 4

Así quiere robarme Vodafone

Que la mayoría de las grandes empresas de comunicación que operan en este país con más o menos escrúpulos hacia sus clientes gozan de una posición dominante que les permite realizar todo tipo de abusos a los derechos de los consumidores es algo indiscutible: Desde una presunción de veracidad sorprendente ante las famosas empresas de gestión de los llamados «ficheros de morosos» en los que para incluir a una persona basta «su palabra» pero para que lo anulen aún demostrando tener razón hay que acudir a mil y una instancias legales; hasta abusos e incumplimientos de lo más variopinto respecto a las condiciones que previamente han pactado con sus clientes. Todo ello además gozando de una total impunidad posterior que les permite hacer y deshacer con la gente a su antojo, sin responder por sus errores ni pagar por sus abusos.

Son conocidos y tristemente habituales los casos de incumplimiento de lo pactado: velocidades que no llegan ni de lejos a lo contratado, servicios lamentables con cortes y desconexiones, errores de facturación con cobros indebidos que te devolverán «el mes que viene», y por descontado, la ya nombrada posición de poder que les permite hacer y deshacer todo esto a su antojo sin posibilidad alguna de reacción de los clientes que no pueden pasar de un pataleo ante un lamentable e ineficaz servicio de atención al cliente. Todo un despropósito.

No obstante, cuando creíamos haberlo visto todo en los pisoteos a los derechos de los clientes por empresas como Vodafone, que ostenta el triste record de ser la más denunciada por sus usuarios,  el abuso llega a extremos sorprendentes que sobrepasan lo legal y entran de lleno en el terreno de lo moral y penalmente denunciable, produciéndose auténticas estafas como la que hoy, en ThinkFuture, vamos a denunciar públicamente.

Nostalgia por Reyes. 10 juguetes que marcaron una época.

 

Nos encontramos inmersos en plena vorágine de regalos. Por Papa Noel y sobre todo por Reyes estos días las tarjetas de crédito echan humo y casi todos intercambiamos regalos con nuestros seres queridos, principalmente con los niños. Hoy en día las grandes estrellas de los Reyes para niños (y no tan niños) de cierta edad son los Kindle, iPad, iPod o Android en sus distintas versiones. Si son de menor edad hacen furor los Gormiti, Transformers y por supuesto las consolas como XBox, Wii, etc.

Pero aquellos que superamos la treintena y ahora echamos la vista atrás, recordamos que hace años otros eran los regalos que todos queríamos. ¿Quieres saber cuales son los 10 juguetes que marcaron una época?

Los anuncios de la asamblea de Movistar o cómo reírse de los usuarios.

Estamos asistiendo estos días a la nueva campaña publicitaria de Movistar en la que se puede ver como un grupo de alegres vecinos entre bromas cariñosas y guiños al amor, a la amistad e incluso a Twitter, establecen (que no proponen) en amables asambleas participativas, los precios que en el futuro van a pagar a la muy comprensiva Movistar por sus servicios. Todo ello por supuesto con votaciones a mano alzada en la más pura demostración de democracia real para el consumo que se ha visto desde los tiempos del Juramento del Juego de Pelota.

No vamos a entrar ahora a valorar si frivolizan o no con el sospechoso parecido a las asambleas del 15-M, algo que ya se ha discutido en la prensa en artículos como éste. Sin embargo como consumidores y como usuarios de los servicios de Movistar desde los tiempos de la insigne Telefónica si que nos sentimos insultados. Muy insultados

Y nos sentimos insultados porque todos recordamos los tiempos en que desde todos los sectores de los consumidores de telefonía de este país, encabezados por la Asociación de Internautas, se pedía a voz en grito una tarifa plana para las lamentables conexiones a internet que nos ofrecían por entonces. Sin haber mejorado demasiado en cuanto a calidad, en aquellos años (mediados y finales de los 90) se pagaba además de por la conexión, por cada minuto de llamada al operador que te diera acceso a la red. Y a unos precios desorbitados para los pobrísimos 56 k que con suerte obtenías en tu módem.

Durante aquellos años y auspiciados por un vergonzoso monopolio que les permitía hacer cuanto y como quisieran con los usuarios, Telefónica exprimió cuanto quiso su posición de poder sobre el mercado de las  telecomunicaciones. Haciendo un poco de historia recordamos cómo con la expansión de conexiones a internet que se produce a finales de 1997 crece la preocupación por las abusivas tarifas telefónicas y las agrupaciones de usuarios se multiplican. En agosto de 1998 el Gobierno de entonces aprueba una subida espectacular de estas tarifas que penalizan las llamadas de larga duración y, por tanto, a los usuarios de Internet.  Para intentar mitigar los efectos negativos de las movilizaciones que por entonces comienzan a surgir, Telefónica presenta unos planes de descuento que son considerados como un insulto por la Comunidad Internet. El remedio fue peor que la enfermedad… Varias agrupaciones de usuarios e incluso una ONG ( FrEE, GTP, PLH y PTP ) deciden coordinar sus acciones y nace así la ya referida Asociación de Internautas.

Muchos recordamos perfectamente las insultantes palabras de la diputada Ana Mato en febrero de 1999 diciendo que la red telefónica se saturaría con una tarifa plana; o cuando en octubre de 1998, Guillermo Fernández Vidal, directivo de Telefónica, se permitió el lujo de afirmar en el Senado que «el inglés es el gran problema de Internet en nuestro país y no las tarifas que son justas«; o cuando Arias-Salgado afirmó en el Congreso en noviembre de 1999 que la tarifa plana era técnicamente imposible… y tantas y tantas otras.

Todos los que recordamos ahora aquellas luchas y aquellos atropellos reiterados, y sobre todo impunes, nos sentimos hoy profundamente insultados cuando nos quieren hacer creer que Movistar establece sus tarifas, descuentos y promociones, escuchando directamente la voz del «pueblo llano» y que lo que tenemos, telefónicamente hablando, es exactamente lo que pedimos. Hoy, que además, seguimos pagando el ADSL hasta 108 euros más caro que el resto de Europa.

Venga, por favor, que nos conocemos.

¿Qué le ocurre a un iPhone 4S si se le dispara con un Barrett?

 

 

Cada vez que se presenta un nuevo producto de Apple, hay gente que lo tritura, destripa, arroja, quema… incluso hay quien lo usa como blanco para el rifle de precisión de mayor calibre que existe, el Barret. En este caso han probado como queda el iPhone 4S tras un disparo de 50mm y lo han grabado todo en un espectacular vídeo.

Eso sí, han sido elegantes y han hecho uso del famoso SIRI para preguntarle antes al iPhone: «¿Eres antibalas?»

 

 

Gracias por todo, Steve

Cómo denunciar la suplantación de identidad en las Redes Sociales

 

España encabeza, junto con Bulgaria, el ranking de países europeos con mayor porcentaje de víctimas de robos de identidad on line, según un informe publicado por Eurostat en febrero de 2011 con motivo del Día de la Seguridad en Internet. Tanto es así que un 7% de los españoles afirma haber sido víctima de abuso de información personal y violaciones de la privacidad, frente al 4% de media de la Unión Europea.

A prácticas como la usurpación de cuentas de correo electrónico o el phishing se ha sumado en los últimos años la temida suplantación de identidad en redes sociales, en gran parte provocado por lo sencillo y rápido que resulta abrir un perfil. De hecho, en España la primera denuncia por estos hechos presentada ante la Agencia Española de Protección de Datos se remonta a febrero de 2009. Todos recordarán que recientemente, en febrero de 2011, la escritora Lucía Etxebarría recurrió a la Policía para lograr que Twitter cerrase un perfil falso que usaba su nombre y su foto y desde el que alguien había estado insultando a sus fans.

Ahora bien, ¿cuál es la vía para denunciar una suplantación de identidad en una red social? ¿Qué opciones ofrecen las distintas plataformas y la legislación vigente? Es más: ¿lo considera la Ley un delito?

No te fíes

 

Es realmente sorprendente como en el mundo digital la gente tiende a asignar unos niveles de fiabilidad altísimos a cosas que en realidad no los merecen. En una ocasión anterior ya habíamos visto como se dan alegremente todo tipo de datos personales en redes sociales a gente que no conocemos, y que además lo hacemos alegremente, abriendo de par en par las puertas de nuestra privacidad a cualquier persona. Algo que jamás haríamos en la vida real.

Si pensamos en el mundo físico, en el mundo real, casi cualquier persona sabe que un remitente en un sobre significa que alguien ha declarado que esa carta proviene de esa persona, pero que eso no tiene porque ser real. Que cualquiera podría haberse hecho pasar por el remitente, que tan solo es una frase escrita.

¿Por qué entonces en el mundo digital tendemos a pensar que las cosas son diferentes? Tenemos que ser conscientes que el remitente de un correo electrónico se puede falsificar, el número origen de un SMS es igualmente falsificable. Incluso el número que aparece en el visor de nuestro teléfono durante una llamada puede no ser el autentico.

Vamos a ver algunos ejemplos muy sencillos de servicios que pueden enmascarar al auténtico remitente de varios información que podemos recibir. Solo para ver que la realidad digital no siempre es la que se nos muestra ante nuestros ojos.

Su vidente le aconseja acudir al homeópata

Este post es un Copy&Paste de la entrada publicada por Almudena e Iñaki en su magnífico blog Enchufa2. A raíz de este post han recibido amenazas por parte quien decía representar al protagonista, un supuesto «vidente»  (Sandro Rey) por lo cual desde ThinkFuture, en solidaridad con nuestros compañeros, hemos decidido volver a publicar el artículo íntegro.

Orange plagia una entrada de AppleWeblog

Volvemos a encontrarnos un supuesto plagio de una empresa que utiliza su blog corporativo y «fusila» un artículo sin citar autoría. Esta vez ha sido Orange la que ha tomado la historia que nos mostraba AppleWeblog sobre Cuatro historias increíbles con el iPad que podemos ver aquí y la reproduce sin citar autoría. Una práctica lamentable.

Podemos acceder desde aquí al original y desde aquí a la supuesta copia.

Me permito hacer una captura de pantalla de ambas web por si… los cambios 😉

Original:

Copia:

Por cierto, hemos tenido noticia gracias al Twitter de Alt1040

¿Y vosotros me llamáis Pirata?

Si bien es cierto que en la Red podemos encontrar casi cualquier contenido de forma gratuita, lo verdaderamente inteligente es pagar por aquello que de verdad valga la pena. Y mi experiencia me dice que aquello que vale la pena, suele tener un precio más que adecuado.

Tengo desde hace algunos años una cuenta Pro en Flikr y una abrumadora mayoría de las aplicaciones que tengo en el iPhone/iPad son pagadas, en especial aquellas inferiores a 10 euros (a pesar de tener ambos aparatos con Jailbreak). Disfruto a diario de una cuenta Premium en Spotify por la que puedo escuchar toda la música que quiero, cuándo y dónde me da la gana. Pago por la cuenta Pro de Remember the Milk y por muchas de las aplicaciones que uso diariamente en mi ordenador, como Bento, Things, 1Password y un larguísimo etcétera.

Como al resto de españoles, vosotros, Gobierno y SGAE, me obligáis a pagar un canon ilegal por tener CDs, discos duros externos (sean multimedia o no, que de eso no entendéis demasiado), reproductores mp3, y hasta por mis teléfonos. De este modo os lucráis y obtenéis oscuros beneficios de aparatos que yo compro y pago y que uso para mis copias de seguridad o para mis fotografías.

Vosotros, que sois capaces de cobrar a una peluquería por encender la radio; o de sangrar un vergonzoso 10 % de lo recaudado en un concierto benéfico para salvar la vida de un niño; vosotros que pretendéis cobrar 20 euros o más por un formato caduco, obsoleto e incómodo como es el CD, o que sois absolutamente incapaces de adaptaros a los nuevos tiempos, negando en España un servicio de consumo de cultura y contenidos acorde con el panorama actual y a precios razonables como Netflix; vosotros que vivís de la ayuda permanente y de una subvención obscena, que supera con creces lo poco que recauda , incapaces de generar beneficio de unos contenidos aburridos, y de un producto de bajísima calidad….

¿¡¡Vosotros me llamáis a mi pirata!!?

Página 3 de 4

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén